Los 5 mejores ejercicios de yoga facial para rejuvenecer tu rostro

Si ejercitas el cuerpo para que tus músculos estén fuertes y jóvenes… ¿Por qué no ejercitar también los músculos de la cara? Gracias a la práctica del yoga facial conseguirás un aspecto más juvenil de forma absolutamente natural, sin necesidad de cremas caras y, sobre todo, sin necesidad de pasar por el quirófano.

¿Por qué envejece nuestro rostro?

La respuesta parece evidente: por el paso del tiempo. Y sí­, este es uno de los factores más importantes por los que nuestra cara comienza a lucir más apagada y con esas arruguitas llamadas lí­neas de expresión, patas de gallo… A medida que vamos haciéndonos mayores, la piel va perdiendo elasticidad provocando descolgamiento y dando una apariencia poco juvenil. El tiempo es el tiempo y no podemos luchar contra él, pero no hay que venirse abajo porque para todo hay solución.

Además del factor tiempo, una mala alimentación, el sedentarismo y el estrés son enemigos naturales de todo tu cuerpo, incluido el rostro. Contra estos factores sí­ que podemos luchar de una forma más activa manteniendo hábitos saludables como hacer deporte, realizar prácticas de relajación como la meditación, intentar mantener una correcta higiene del sueño y alimentarnos con nutrientes de calidad.

Yoga facial, ¿funciona?

La respuesta es sí­. Y podemos afirmar que funciona gracias a los estudios realizados a principios del 2018 por la Universidad de Northwestern, Estados Unidos, por el que conocemos que realizar ejercicios faciales es una forma estupenda de mantener el rostro tonificado.

El estudio reveló que mujeres de edad comprendida entre 40 y 65 años que realizaron de forma continua, durante 20 semanas, ejercicios faciales, mejoraron la apariencia del rostro hasta tal punto que lograron aparentar ¡hasta tres años menos! Por supuesto, los resultados de este estudio fueron confirmados por dermatólogos que siguieron este proceso de cerca.

Pero ¿por qué? Pues porque gracias al ejercicio, las mujeres estimularon el crecimiento de los músculos que dan forma a la piel del rostro. Estos músculos, con el paso del tiempo, adelgazan y caen (así­ es la fuerza de la gravedad). Ejercitándolos correctamente podemos frenar el envejecimiento.

Yoga facial, entrenar el rostro para rejuvenecerlo

Ahora que ya sabemos que ejercitar los músculos del rostro nos va a ayudar a tonificarlo y a lograr un rostro más juvenil, nos pondremos manos a la obra.

No nos cansaremos de recordar que la alimentación saludable y ejercitar el cuerpo son dos í­tems que no nos podemos saltar si queremos lograr resultados. Y, por supuesto, para notar los efectos a corto plazo, es necesario ser constante y practicar bien los ejercicios.

Ejercicios de yoga facial

Ejercicio 1. Neck roll

Gracias a este ejercicio fortaleceremos y tonificaremos los músculos del cuello.

Para comenzar, mira hacia el frente. Acto seguido, gira la cabeza hacia la derecha hasta que quede bien alineada con el hombro derecho. Una vez lograda esta posición, inclina la cabeza hacia atrás y mantén la postura durante 8 segundos mientras respiras de forma fluida y natural. Realiza tres repeticiones del ejercicio a cada lado.

Ejercicio 2. El Marilyn

El nombre ya nos da bastante información, ¿verdad? Con este ejercicio devolveremos firmeza a la lí­nea de la mandí­bula y al cuello.

Inclina de forma suave el cuello hacia atrás y pon los labios en posición de dar un beso. Como si lanzaras un beso al cielo. Repite diez veces haciendo el sonido del beso. Repite 10 veces este ejercicio relajando el rostro entre repetición y repetición (este consejo es importante seguirlo en todos los ejercicios).

Ejercicio 3. El pescado

Ahora succiona las mejillas todo lo que puedas mientras les das suaves golpecitos. Mantén durante 30 segundos. De esta manera fortalecerás los músculos de tus mejillas y contribuirás a realzarlas. Los golpecitos ayudarán a mantener una buena circulación sanguí­nea.

Ejercicio 4. Masajea los ojos

Este ejercicio se divide en dos partes: la primera parte ayuda a reducir las arrugas del contorno de ojos, favoreciendo la circulación y relajando los músculos. La segunda parte te ayudará a reducir las ojeras y bolsas.

Primera parte: coloca los dedos í­ndices en la zona del entrecejo y golpea muy suavemente alrededor de los ojos. Repite este mismo movimiento en la parte superior de la ceja y ve descendiendo a la zona bajo los ojos (la parte superior del pómulo). Finaliza el ejercicio en la zona de las esquinas de los ojos. Haz este ejercicio una vez hacia la derecha y repí­telo hacia la izquierda.

Segunda parte: acaricia el párpado inferior con las yemas de los dedos comenzando desde la nariz hacia fuera. Así­ lograrás relajar la zona ocular.

Ejercicio 5. ¡Sorpresa!

Abre los ojos todo lo que puedas levantando la frente para intentar no arrugarla. Mantén la vista focalizada en un punto que esté frente a ti. Respira cuatro veces larga y profundamente. Relaja la cara entre ejercicio y ejercicio.

Con este ejercicio estaremos reafirmando los músculos que rodean los ojos y alisando las arrugas de la frente. También fortalecemos el nervio óptico tonificando la piel flácida que lo rodea y las patas de gallo.

Si te ha gustado nuestro artí­culo prueba también estos estiramientos de cuello o continúa leyendo con estos consejos para planificar tu rutina de ejercicios.

 

Compártelo: