Propiedades de la carne de cerdo

La carne es un alimento de consumo habitual en nuestro país, pero no todas las carnes son iguales, debemos intentar escoger siempre aquellas con menos grasas y grasas saturadas. ¿Conoces los beneficios que puede aportar a tu alimentación la carne de cerdo? Hoy te explicamos sus características nutricionales. ¡Toma nota!

Las proteínas en nuestra dieta

Los pescados, los huevos, la carne con poca grasa, las aves, las legumbres, los frutos secos y las semillas forman parte de la Dieta Mediterránea y, además, forman parte de nuestra cultura y de nuestras más tradicionales recetas.

Además, en el contexto de una alimentación equilibrada y variada tienen perfectamente cabida los diferentes alimentos proteicos. Y es que, incluir en nuestra dieta diaria alimentos tanto animales como vegetales que nos aporten proteínas, ayudará en el mantenimiento de músculos y huesos. No obstante, la variedad es clave. Es muy importante ir combinando los diferentes alimentos proteicos como la carne, el pescado, los huevos, la leche o las legumbres durante la semana.

¿Qué son las proteínas de alto valor biológico?

Las proteínas están formadas por unas moléculas unidas entre sí que se denominan aminoácidos. Algunos aminoácidos que nuestro cuerpo necesita para formar proteínas solo los podemos conseguir a través de la alimentación, por eso estos reciben el nombre de aminoácidos esenciales.  La calidad o el valor biológico de una proteína depende del tipo de aminoácidos esenciales que contiene. En otras palabras, cuantos más aminoácidos esenciales aporta una proteína a nuestro cuerpo, más alto es su valor biológico. 

¿Qué son las proteínas de alto valor biológico?

Si nos fijamos en la composición nutricional de la carne de cerdo podemos afirmar que, a modo general, es un alimento naturalmente fuente de proteínas de alto valor biológico, nutrientes importantes en nuestra alimentación puesto que ayudan a mantener y aumentar la masa muscular. Además, por sus características no contiene azúcares ni hidratos de carbono.

La carne de cerdo contiene diferentes minerales y vitaminas. Por ejemplo, es fuente de zinc, que participa en el funcionamiento normal del sistema inmunitario y de fósforo, que ayuda al mantenimiento de los huesos en condiciones normales. Destaca también el contenido en vitaminas del grupo B, siendo fuente de vitaminas B3 y B1 que contribuyen en el funcionamiento normal del sistema nervioso y vitaminas B6 y B12 (excepto la paletilla), que además también ayudan a la actividad normal del sistema inmunitario y a disminuir el cansancio y la fatiga.

¿Y su contenido en grasa?

Algunas características de la composición nutricional de la carne de cerdo dependen de la parte que consumimos, como la energía que nos va a aportar y la calidad y cantidad de grasas. De modo que, tanto la chuleta como la paletilla son las partes que aportan más energía y grasas, mientras que el lomo (3% de grasa) es una carne con bajo contenido en grasas y grasas saturadas y, además, es la parte con menos cantidad de colesterol.

En general, el cerdo contiene más grasas monoinsaturadas que saturadas. La sustitución de grasas saturadas por grasas insaturadas en la dieta contribuye a mantener niveles normales de colesterol sanguíneo. ¿Quieres saber más? Te recomendamos la lectura del siguiente artículo: ¿Por qué reducir el consumo de grasas saturadas ayuda a mantener los niveles de colesterol?

Prueba a incluir en tu menú semanal la carne de cerdo con poca grasa, una opción deliciosa que aportará proteínas de alto valor biológico a tu dieta y, además, te ayudará a variar un poco más y a salir de la monotonía con tus platos.

Si te ha gustado, comparte, gracias: