Ensaladas más duraderas con estos ingredientes

Para todos los amantes de las ensaladas, la frescura de sus ingredientes, más que una preferencia, es una necesidad. Además de su rico sabor, poseen vitaminas y antioxidantes que no pueden faltar en tu mesa. Ahora bien, tal vez te has percatado que la mayoría de las veces, estos a alimentos sufren un rápido deterioro cuando no te la comes inmediatamente, en algunos casos, en cuestión de horas. Afortunadamente, existen muy buenos consejos que te ayudarán a tener unas ensaladas más duraderas por más tiempo. Pero primero entendamos por qué pierden su frescura.

 

¿Por qué se echan a perder?

Existen muchas teorías que tratan de explicar el porqué de su rápida descomposición, y en realidad algunas tienen algo de cierto. Pero la principal razón por la que ocurre este proceso es por una reacción a nivel bioquímico. ¿De qué se trata?

Dicho de forma sencilla (sin recurrir a terminología científica), en el momento que una fruta o vegetal es cortada o golpeada, las células que lo componen quedan expuestas al ambiente. Y al contacto con el oxígeno, se produce una reacción conocida como oxidación que, a su vez, promueve la aparición de enzimas. Estas moléculas orgánicas son las principales responsables de los cambios en el color, el sabor, el olor y hasta la textura de las frutas y los vegetales.

Como resultado de este fenómeno, una deliciosa ensalada puede terminar convirtiéndose en un alimento nada atractivo ni apetecible para su consumo. La llegada del verano contribuye a acelerar aún más el deterioro de este tipo de platos, ya que el calor y la humedad modifican sus propiedades, y no precisamente para bien.

Ingredientes que debes evitar para conservarlas por más tiempo

La oxidación actúa en todos los productos naturales. Sin embargo, algunos se oxidan más rápido que otros. Tal es el caso de ingredientes como el aguacate, la lechuga y el tomate.

Por regla general, las frutas y los vegetales con un alto porcentaje de agua son los más propensos a deteriorarse. Por si no fuera suficiente, los aderezos, tan comunes en estos platos, no hacen más que acelerar su degradación. Por ejemplo, al contacto con la sal, el tomate produce etileno, un compuesto que acelera su maduración.

Si bien es imposible detener el proceso de descomposición (mucho menos revertirlo) sí puedes hacer algo para retardarlo. Sigue leyendo para descubrir algunas medidas prácticas para lograr unas ensaladas más duraderas.

Trucos para ensaladas más duraderas

Lo primero que debes hacer es elegir ingredientes que se caractericen por su durabilidad. Existen muchas recetas que incluyen esta clase de elementos.

La de Ahumados es un muy buen ejemplo de una ensalada duradera. Consiste en una mezcla de lechuga, salmón ahumado, aceite y crema de vinagre. Otra opción muy recomendable es la Waldorf, que se compone de una combinación de nueces, apio, trozos de manzana, lechuga y un aderezo de mayonesa al gusto.

Y no podemos dejar de mencionar la ensalada César, que se prepara con lechuga romana, pan tostado, pollo, queso parmesano y huevo, y se acompaña de un rico aderezo. Además de ser una alternativa muy sabrosa, la podrás conservar por más tiempo si le agregas unas mini barritas de pechuga de pollo BienStar cortadas en dados. Aguantan mejor que las lonchas de pollo convencionales.

Otras maneras de conservar la frescura por más tiempo

No solo la elección de los productos, sino el tratamiento que hagas de los mismos determinará si obtendrás una ensalada duradera que mantenga su frescura, nutrientes y antioxidantes.

Utiliza solo los ingredientes que necesitarás para tu ración y las de tus comensales. La sal, el limón, los aderezos o los aliños también deben limitarse a la porción que te vas a comer en ese rato.

Si te sobran frutas y vegetales, los debes lavar muy bien, secarlos con un papel absorbente para retirar el exceso de agua y guardarlos en la nevera, dentro de un recipiente hermético. No olvides alejarlos lo más que puedas del congelador y de las salidas de aire frío.

Esta comida es una parte importante de una dieta saludable. Pero la buena alimentación también debe ir acompañada de ejercicio físico regular. Ahora que el confinamiento está llegando a su fin, ¿qué puedes hacer para activarte de nuevo? Veamos.

Los mejores consejos para activarnos después de un largo confinamiento

Hablemos de ejercicios que te ayudarán a recuperar la masa muscular. Los puedes ejecutar de forma individual o combinarlos como parte de una rutina de entrenamiento integral. En nuestro blog encontrarás una tabla de ejercicios para fortalecer tu cuerpo en general.

El primero son las sentadillas, que te ayudarán a trabajar y aumentar la musculatura de las piernas, sobre todo si las realizas con la ayuda de unas pesas.

El remo es otro entrenamiento perfecto para ganar músculo, sobre todo en las extremidades. Por su parte, el uso de mancuernas te permitirá definir los brazos y fortalecer tu pecho, ¡mira nuestra rutina de brazos fuertes! Otra excelente opción es el TRX, que produce buenos resultados en la espalda y los brazos.

Existen una gran variedad de rutinas de ejercicios que puedes intentar para mantenerte en forma o recuperar la condición física perdida durante el confinamiento.

Mientras más natural sea tu alimentación, más beneficiosa será para tu organismo. Dedica tiempo a preparar comidas saludables y toma medidas para que tus ingredientes se mantengan en condiciones óptimas por el mayor tiempo posible. Por otro lado, si tu dieta equilibrada está acompañada de actividad física regular, podrás disfrutar de una vida saludable.

Compártelo: