Cosmética casera para crear tus propias mascarillas de belleza

Cosmética casera para crear tus propias mascarillas de belleza

La piel, lo mismo que el resto del cuerpo necesita una buena nutrición para estar sana, hidratada y libre de impurezas. Si cuando vas al supermercado o a la perfumerí­a miras las mascarillas faciales u otros productos cosméticos y no sabes cuál elegir, te parecen caras o tienes miedo de que alguno de sus componentes pueda provocar una reacción alérgica en tu cuerpo, no te preocupes: ¡tú aliada será la cosmética casera!

Desde tu casa, y con muy pocas complicaciones, puedes tomar el control de tu propio bienestar: escoge un momento tranquilo, disfruta del proceso de “cocinar” tus propios cosméticos  y relájate un rato en el sofá mientras cuidas de tu piel.

La importancia de los hábitos saludables para lucir una piel envidiable

El rostro necesita nutrición e hidratación, pero no basta con cuidar de la piel con mascarillas si no tenemos una nutrición e hidratación sana y equilibrada. Para ello, ya sabes: bebe mucha agua, come de forma saludable y haz ejercicio de forma regular. A medida que vayas adquiriendo estos hábitos verás como la piel del rostro se verá más sana y luminosa.

Además de cuidar de ti misma, puedes cuidar también del medio ambiente; este tipo de mascarillas son una gran opción para evitar comprar más tarros y recipientes de plástico. También contribuirás a la ralentización del cambio climático evitando los microplásticos y garantizando que tu producto es vegano y ecológico.

Cosmética casera de última hora

¿No es ha ocurrido que estáis en casa un domingo por la tarde y queréis un plus de relajación para recargar pilas para el lunes? A veces se nos ocurren ese tipo de cosas en el último momento y sin previsión. Entonces buscas por internet cómo hacer tu propia cosmética tipo “spa” de última hora y solo encuentras recetas de mascarillas faciales que no se ajustan a los ingredientes que tienes en la despensa. Aquí­ vamos a darte opciones fáciles: vamos a hacer mascarillas con ingredientes del dí­a a dí­a, esos ingredientes que tenemos en la despensa de forma habitual.

El primer consejo que te vamos a dar es que tengas miel en casa. Es uno de los ingredientes que se repiten como base en casi todas las mascarillas naturales por sus propiedades hidratantes y antioxidantes. El resto de los ingredientes es tan variado que verás que opciones no te van a faltar, pero, como ya hemos dicho, en este artí­culo vamos a hablas de cosmética fácil y “de última hora”.

¿Qué necesito para hacer mis propias mascarillas y cremas?

Abre la despensa y coge miel, avena, azúcar, yogur, leche y aceite. Con estos ingredientes verás la infinidad de cosas que podemos hacer:

Crema exfoliante casera

Para hacer una loción exfoliante está la opción facilí­sima de mezclar tu limpiador habitual con azúcar. Que sea blanco refinado o moreno es cuestión de preferencias: El blanco tiene un granulado más fino y el moreno más grueso.

Si lo que queremos es hacer una crema exfoliante desde cero, mezcla aceite de oliva y ¼ de taza de azúcar. La cantidad de aceite la eliges tú en función del espesor y la consistencia que quieras darle. Si además quieres que el olor sea más agradable, puedes añadirle algunas gotitas de algún aceite esencial que tengas por casa. Mezcla los ingredientes, bátelos como si fueras a hacer una tortilla. Ahora aplica la mezcla de forma suave dibujando movimientos circulares en tu rostro y déjala reposar durante unos 10 o 15 minutos. Retira con abundante agua templada.

Mascarilla hidratante casera

Ingredientes:

  • 1/3 de taza de copos de avena
  • ½ taza de agua caliente
  • 2 cucharadas de yogurt natural
  • 2 cucharadas de miel

Para preparar esta mascarilla tienes que mezclar el agua caliente con los copos de avena hasta que estos se hinchen. Después, agrega el yogur natural y mezcla bien. Cuando veas que la mascarilla ha cogido la suficiente consistencia, aplí­cala sobre el rostro y déjala actuar durante 15 minutos.

Esta mascarilla es perfecta para las pieles apagadas y los rostros cansados a los que les falte un poquito de luminosidad. Gracias a las propiedades de la avena, a sus vitaminas (sobre todo la B) y sus minerales, tu piel se calmará. Por otro lado, el yogur hará las veces de exfoliante e hidratante.

Mascarilla exfoliante y ultrahidratante

Esta es una mascarilla de doble actuación. La avena ayuda a exfoliar la piel eliminando impurezas, además de tener las propiedades que ya hemos comentado debido a sus vitaminas y minerales. La leche nutre y ayuda a que tu piel descanse de los agentes agresivos del medio ambiente y del estrés.

Ingredientes:

  • 3 cucharadas de avena
  • 3 cucharadas de leche

En un bol añade poco a poco la avena en la leche hasta que se forme una pasta. Masajea tu rosto con la mascarilla resultante, siempre de forma suave y con movimientos circulares. Luego, retí­rala con agua tibia.

Tónico casero

El tónico después del lavado y de la nutrición es importantí­simo para ayudar a la piel a mantenerse hidratada y para cerrar los poros. Hay muchas recetas que te permiten hacer un tónico fácil con ingredientes muy normales. De entre todas ellas, hemos elegido el tónico hecho a base de manzanilla. Los ingredientes no pueden ser más fáciles:

  • Una bolsita de manzanilla
  • 1 taza de agua

El método de preparación es el mismo que seguirí­amos para hacer una infusión: ponemos la bolsita en agua hirviendo y la dejamos enfriar durante 20 minutos. Pasado este tiempo, métela al frigorí­fico. Cuando la infusión esté bien frí­a aplí­cala sobre la cara frotando suavemente con un algodón y no la seques: déjala actuar hasta que se seque.

Las propiedades calmantes, astringentes y antiinflamatorias de la manzanilla te ayudarán a dar al rostro equilibrio y suavidad. Además, es perfecta para pieles con quemaduras o que presenten manchas.

Compártelo: