Recetas de vinagretas saludables

Las ensaladas son un plato para todo el año. Pero sí que es cierto que son muy recurrentes en las estaciones calurosas como la primavera y verano. Pueden estar compuestas por multitud de ingredientes. Incluso sin lechuga se puede preparar una ensalada deliciosa.

Te recomendamos que utilices el método de los tres pasos para preparar tus ensaladas de guarnición. Elige una base de hojas verdes: cualquier tipo de brote sirve (lechuga romana, roble, brotes tiernos, espinacas, rúcula, canónigos, etc.). Añade, a continuación, dos o tres verduras u hortalizas cocinadas o en crudo (tomate, pepino, pimiento, coliflor, berenjena, champiñones…). Alíñala con una de las siguientes recetas de vinagretas y salsas saludables que te proponemos a continuación.

Los aliños son el toque distintivo que pueden hacer cada ensalada diferente.

 

Preparar ensaladas completas

Si, además, te gusta preparar las ensaladas como plato único, piensa en el método del plato. Te recordamos cómo funciona. En un plato llano se hace una línea imaginaria que divida el plato en dos mitades. En una de ellas pondremos, en este caso, las hojas verdes y las verduras y hortalizas. La otra mitad se divide formando dos cuartos. Uno de ellos se destina a los alimentos que aportan hidratos de carbono como la pasta, el arroz o las patatas, por ejemplo. El otro cuarto se destina a los alimentos que aportan proteínas; por ejemplo, carnes y elaborados cárnicos de calidad, como los productos ElPozo BienStar, pescados, huevo o legumbres.

De esta manera tan sencilla puedes equilibrar tus comidas y cenas y preparar ensaladas completas. Pero si lo que te ocurre es que te faltan ideas, en nuestro blog puedes encontrar ideas como estas: ensalada de pasta, salteado de pimientos y pechuga de pollo ElPozo BienStar, ensalada de quinoa, coco y pechuga de pavo ElPozo BienStar, 5 recetas de ensaladas tibias.

Recetas de aliños para ensaladas

Vinagreta de mostaza y miel

Para este aliño se debe utilizar aceite de oliva virgen extra, una cucharada sopera de mostaza de Dijon y una cucharada de miel y vinagre.

Salsa tzatziki

También se denomina salsa griega. Necesitas yogur natural (también puedes usar la misma versión de yogur griego), eneldo fresco, pepino y aceite de oliva virgen extra.

Empieza por rallar el pepino y déjalo en un colador para que suelte toda el agua que contiene, durante unos 15 minutos. A continuación, suelta las hojitas de eneldo fresco y mezcla todos los demás ingredientes.

Vinagreta de cítricos

Pon aceite de oliva en un pequeño bol. Seguidamente exprime el zumo de una naranja y ralla un poco de la piel. Mézclalo bien. Añade hierbas frescas picadas como tomillo, orégano, albahaca… Puedes poner una mezcla de todas ellas, utilizar una sola o hacer tu composición favorita.

Vinagreta de frutos secos

Otra opción deliciosa que le aporta un toque crujiente es añadir frutos secos. Elige los que más te gusten. Avellanas, nueces, almendras… incluso puedes poner kikos, aunque debes tener en cuenta que al ser frutos secos fritos aumentará en cierta medida su valor calórico.

Guacamole

¿Por qué no? Utiliza el guacamole también como salsa para ensalada. Haz una pasta de aguacate, picándolo con un tenedor. Añade tomate y cebolla tierna cortados en trocitos y aceite de oliva virgen extra. La receta clásica de guacamole, además, también lleva cilantro fresco picado. Puedes optar por añadirlo o utilizar esta versión que te proponemos sin cilantro.

Hummus

También es una opción genial para poner en ensaladas. En este caso, deberás tener en cuenta que al usar garbanzos estás rellenando el cuarto proteico del plato saludable, con el que puedes preparar platos únicos equilibrados. El hummus es muy sencillo de preparar. Tritura bien los garbanzos junto con aceite de oliva virgen extra, una pizca de sal y pimentón. Al hummus también se le añade tahini, que es una pasta de sésamo (se prepara triturando los granos de sésamo tostados). Aún así, puedes añadirla o no, haz la prueba y escoge tu opción favorita.

Tahini con pimentón

Sí, mezclando la pasta de sésamo con unas gotas de limón exprimido, añadiendo aceite de oliva virgen extra y una cucharada de pimentón puedes conseguir una salsa deliciosa y saludable para tus ensaladas.

Aliño de albahaca

Pica unas hojas de albahaca fresca y mézclalas con aceite de oliva virgen extra. Añade un poco de sal. Este aliño es perfecto para las ensaladas de tomate, porque la combinación de ambos sabores es deliciosa. La albahaca le aporta una frescura al plato que lo hace una de las elecciones veraniegas por excelencia.

 

No te quedes solamente con el aceite de oliva y el vinagre clásico. Con todas estas ideas seguro que puedes darle personalidad a tus ensaladas y descubrir sabores que te sorprenderán.

Si te ha gustado, comparte, gracias: