06

Recetas asiáticas fáciles y sencillas

Uno de los mejores efectos de la globalización ha sido la posibilidad de descubrir los sabores de la comida de diferentes regiones del mundo. Cocinas étnicas como la griega, la árabe o la mexicana se han instalado en nuestro día a día y han pasado a convivir en nuestros menús con recetas tan de aquí como la tortilla de patatas o el gazpacho. Una de las cocinas internacionales más populares es la asiática, paraguas que engloba gastronomías tan diferentes como la india, la china, la tailandesa o la japonesa. ¡Te ofrecemos tres recetas asiáticas fáciles y sencillas para que te transportes al exótico oriente sin moverte de tu cocina!

 

Una cultura culinaria diferente

Aunque la diversidad culinaria de las recetas asiáticas es muy amplia y depende del país de origen, la cocina de esta región tiene características comunes como la abundancia de legumbres, arroz, pescado o verduras y el poco uso de carnes y dulces. Además, se trata de tradiciones gastronómicas acostumbradas a usar muchas y variadas especias para realzar sabores. Las técnicas de cocina que se usan en estas zonas también son comunes: salteado, guisado y al vapor, mientras que la fritura se usa en contadas ocasiones.

A parte de los ingredientes y las técnicas culinarias, las recetas asiáticas destacan por la presentación de sus platos. Siempre muy vistosos, con colores muy intensos, y pensados para comer mayoritariamente con palillos o con las manos.

3 recetas asiáticas explicadas paso a paso

Niguiris de atún y salmón

Uno de los platos típicos en los que se piensa al hablar de cocina asiática es el sushi. ¡Te explicamos como preparar una de sus piezas más sencillas en casa de forma rápida!

Ingredientes

Arroz para sushi

Vinagre de arroz

Azúcar

Sal

Salmón

Atún

Elaboración:

  1. Lava el arroz para quitarle el almidón y déjalo reposar 30 minutos. Pon el arroz y el agua (a partes iguales) en una olla. Tapa la olla (debe estar tapada durante todo el proceso) y lleva a ebullición. Cuando el agua hierva, baja el fuego al mínimo y déjalo 10 minutos o el tiempo que indique en el envase. Apaga el fuego y deja reposar, sin destapar, otros 10 minutos.
  2. Mezcla dos cucharadas de vinagre de arroz, una cucharada de azúcar y media cucharadita de sal. Vierte el arroz sobre una bandeja o en una tabla de madera y échale el aliño mientras remueves poco a poco con una cuchara (para no romper el arroz). Sigue removiendo despacito hasta que el arroz esté a temperatura ambiente.
  3. El pescado córtalo en láminas bien finas (en sentido horizontal). Ten en cuenta que para poder consumir pescado crudo debes haberlo congelado primero para evitar intoxicaciones por anisakis. Descubre más en nuestro artículo sobre comer pescado crudo de forma segura.
  4. Con las manos húmedas, haz montoncitos ovalados de arroz y coloca encima el salmón o el atún laminado. Presiona ligeramente para que se pegue y no se deshaga.
  5. Acompaña los niguiris de salsa de soja, jengibre encurtido y wasabi para tener un punto picante. ¡Itadakimasu! (¡Qué aproveche!)

 

Jiaozi o empanadillas chinas

Más conocidas en occidente por su variante japonesa, las gyozas, estas empanadillas típicas de la gastronomía china se caracterizan por aceptar rellenos tanto de carne como de verduras y adaptarse a diferentes cocinados (cocidas, al vapor o ligeramente fritas). ¿Te animas a prepararlas?

Ingredientes

1 kg de harina

Agua

500 g de carne picada magra (carne de cerdo o pollo)

1 col china

1 puerro

Jengibre

Huevo

Aceite de sésamo

Sal

Azúcar

Salsa de soja

Vino de arroz

Elaboración:

  1. Haz una masa de harina y agua, vertiendo el agua poco a poco sobre la harina y removiendo hasta tener una mezcla suave y flexible. Reserva tapada para que no se seque. También puedes comprar obleas para empanadillas preparadas, pero no serán iguales.
  2. Pica la col china, añade un poco de sal y déjala reposar.
  3. Mezcla la carne con jengibre y puerro picados. Añade el huevo crudo y mezcla. Añade a esta mezcla un chorro de salsa de soja, tres cucharadas de aceite de sésamo, dos cucharadas de vino de arroz y una cucharadita de azúcar. Mezcla y deja macerar 30 minutos.
  4. Escurre bien la col china para que no quede agua y mézclala con la carne. Corrige de sal si es necesario.
  5. Haz bolas de masa y aplástalas para que formen círculos. Enharina para evitar que se peguen. Haz bolitas de relleno, ponlas sobre los círculos de masa y cierra las empanadillas.
  6. Aunque se pueden cocer o hacer al vapor, nosotros te proponemos freírlas con el siguiente método: fríelas con aceite de girasol por uno de los lados y luego cúbrelas con agua hasta que ésta se evapore. ¡Listas!

Si quieres unas variantes más ligeras, puedes sustituir la carne picada por jamón cocido o pechuga de pavo picada.

 

Pollo tikka masala

El curry es uno de los ingredientes estrella de la cocina india. ¿Te animas a preparar esta receta tradicional?

Ingredientes

Pechugas de pollo

Semillas de cardamomo

Clavo

Cayena

Cilantro

Aceite de oliva

Comino en grano

Canela

Jengibre molido

Nuez moscad

Pimentón dulce

Pimienta negra

Sal

Yogur

Leche de coco

Tomate triturado

Mantequilla

Diente de ajo

Tomate concentrado

Elaboración:

  1. Primero prepara la pasta garam masala mezclando 10 semillas de cardamomo, 7 clavos, 2 cayenas, 10 g de cilantro, 1 cucharada de aceite de oliva, 1 cucharada de comino en grano, 1 cucharada de canela en polvo, 1 cucharada de jengibre molido, 1 cucharadita de nuez moscada, 1 cucharadita de pimentón dulce, 1 cucharadita de pimienta negra y 1 cucharadita de sal. Bate con una batidora hasta tener una pasta.
  2. En un bol, mezcla las pechugas de pollo con 100 ml de yogur y una cucharada de la pasta que has preparado. Mezcla bien y reserva una hora en la nevera.
  3. Pon a calentar dos cucharadas de aceite de oliva en un wok y añade 2 dientes de ajo picados. Añade 30 g de mantequilla. Cuando se doren los ajos, añade el pollo. Cocina durante unos 5 minutos y añade 3 cucharadas de tomate concentrado, 200 ml de tomate triturado, 400 ml de leche de coco y otra cucharada de la pasta que hiciste al principio.
  4. Mezcla todo bien y deja que reduzca a fuego medio durante 10 minutos. Rectifica de sal ¡y listo!

 

Las recetas asiáticas acostumbran a tener muchos ingredientes y a ser elaboradas, pero no por ello son más difíciles. ¡Anímate a probar una de las tres opciones que te hemos presentado y ya verás que fácil es dar la vuelta al mundo!

Si te ha gustado, comparte, gracias:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

ARTÍCULOS RELACIONADOS

ARTÍCULOS RELACIONADOS