receta de dulce de membrillo sin azúcares

El membrillo es una fruta propia de la estación de otoño. Es el fruto del membrillero y la cantidad de azúcares es muy baja. Por ese motivo suele prepararse en una receta similar a una compota que se conoce como dulce de membrillo o carne de membrillo. En esta ocasión la prepararemos sin azúcares, puesto que es conveniente reducir su consumo.

Propiedades nutricionales del membrillo

Su contenido en azúcares es muy bajo, por lo que la cantidad de calorías también lo es. Podríamos decir que el membrillo es una fruta baja en calorías.

A nivel de vitaminas destaca la vitamina C. Aunque como se suele cocinar para preparar el dulce de membrillo, el aporte de esta vitamina es prácticamente inapreciable.

En cuanto a los minerales el potasio es el más representativo. Este mineral es necesario para la transmisión y la generación del impulso nervioso. También para la actividad muscular normal e interviene en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula.

Por ello, el valor nutricional del membrillo se debe, principalmente, a que aporta una gran cantidad de fibra soluble. Este tipo de fibra, además, ayuda a dar consistencia al dulce de membrillo. Puedes descubrir más sobre la fibra en este artículo.  A parte, contiene taninos, unos nutrientes que le proporcionan propiedades astringentes. Estos se recomiendan cuando estamos en un proceso de gastroenteritis.

¿Qué ingredientes necesitas?

Para esta receta los ingredientes necesarios son: 1kg de membrillos, 10 cucharadas de sacarina líquida, canela al gusto, agua y 3 sobres de gelatina en polvo.

A parte, necesitarás una cacerola, la batidora de varillas y un molde. Te recomendamos que este molde sea rectangular. Esto te ayudará a que, una vez preparado, puedas hacer tiras o dados de dulce membrillo, dándole más versatilidad.

¿Cómo se elabora la carne de membrillo sin azúcares?

Empieza por hervir los membrillos enteros y con piel, durante unos 5 minutos, para reblandecerlos. Pélalos, con cuidado y córtalos en trozos grandes. Seguidamente, introdúcelos en la cazuela y cúbrelos con agua. Añade el edulcorante y la canela a tu gusto, aunque con una pizca suele ser suficiente. A continuación, déjalo hervir por una hora y, cuando esté listo, retíralo del fuego. Tritúralo bien con la batidora de mano. Verás que te queda una crema espesa (como un puré), aunque debe ser homogéneo. Ahora añade la gelatina, que habrás disuelto previamente en agua fría y ponlo en el fuego de nuevo. Remueve constantemente, para que no se te queme, hasta que la gelatina quede integrada en el puré. Retíralo del fuego y vierte la carne de membrillo en el molde rectangular. Cuando se enfríe, introdúcelo en la nevera y déjalo reposar como mínimo 24 horas.

Dulce de membrillo con…

Tienes multitud de opciones para combinar esta especie de compota. Es una buena opción para un desayuno o una merienda si lo combinamos con otra fruta, frutos secos o yogur, entre otras alternativas. También para dar sabor a tus platos principales o darles un toque distinto a algunas recetas.

En definitiva, el membrillo es una fruta que no suele comerse tal y como la naturaleza nos la ofrece. Pero si preparamos carne de membrillo, tenemos la posibilidad de utilizarla en multitud de recetas y combinarla con otros ingredientes. Para quienes les gusta el contraste de sabores dulce y salado es un verdadero manjar.

¡Disfrútalos en otoño!

Si te ha gustado, comparte, gracias: