gastronomía española

España es uno de los países más conocidos por su gastronomía. Y, la verdad es que podemos afirmar que nuestro país es una gran fuente de recetas riquísimas. Nuestra gastronomía está basada en la Dieta Mediterránea, por lo que suele llevar multitud de alimentos vegetales como cereales o las verduras y hortalizas. Eso sí, estas últimas siempre de temporada.

Tortilla de patatas

La reina de nuestras recetas

Tanto en invierno como en verano la tortilla de patatas es uno de nuestros platos más populares. De hecho, también se conoce como tortilla española alrededor de todo el mundo. Este es un plato que se cocina a lo largo de toda nuestra geografía. Y aunque únicamente lleve dos ingredientes (sí, el conflicto con o sin cebolla está presente), hacer una buena tortilla de patatas no es cosa fácil. Cada uno en su casa la prepara de una forma diferente. La manera tradicional es poner un buen chorro de aceite de oliva virgen extra en la sartén y freír las patatas. A partir de aquí ya hay variantes, como cocinarlas al microondas para preparar su versión menos calórica. En cuanto al huevo no hay normas escritas, depende del gusto de cada uno. Hay quien prefiere el huevo totalmente cuajado y hay a quien le gusta meloso. Para esta última versión, lo mejor es poner el fuego más fuerte, aunque sin pasarse, y darle la vuelta cuando aún no se haya cuajado por arriba.

La disfrutamos en la comida y en la cena (acompañada de una ensalada de tomates, por ejemplo). Con ello conseguimos un plato equilibrado. También como pincho con un poco de pan en un bar, mientras conversamos con nuestra familia. La cuestión es disfrutar de nuestra gastronomía.

 

Migas

Reaprovechar el pan

Las migas son un plato muy típico de España. Se preparan con el pan sobrante de los días anteriores, por lo que es una receta de aprovechamiento. Eso sí, por el resto de los ingredientes que lleva, se trata de una receta bastante calórica. Su elaboración tradicional es realmente muy sencilla. Para empezar, se desmiga y se remoja el pan con agua para que se hidrate. A continuación, se hace un sofrito (en este caso con manteca, no con aceite) de ajos, junto con tocino y chorizo. Se incorpora el pan y se remueve hasta que las migas estén completamente humedecidas con los aceites que han desprendido los ingredientes grasos.

Se trata de una receta heredada de tiempos en los que se reaprovechaban alimentos como el pan seco y era tradicional hacer la matanza del cerdo en muchas zonas del territorio. Por su densidad calórica este plato se suele preparar más bien en invierno. Además, es frecuente que se sirva acompañado de unos huevos fritos y unas uvas (también de la temporada de otoño) o unos pedazos de queso fresco.

 

Potaje de vigilia

Recuperando energía

El potaje también es un plato de temporada de invierno, aunque en algunas casas se preparan durante todo el año. Consiste en una receta que se basa principalmente en los alimentos vegetales, como las verduras, hortalizas y legumbres, aunque se complementa con otros alimentos cárnicos. Estos suelen ser el cerdo, los huesos salados de jamón, el pollo o la gallina y la ternera. Le proporcionan consistencia al plato ya que con ellos se elabora un caldo muy sabroso.

De hecho, se comienza con la elaboración del caldo. Se introducen en una olla alta las carnes y se cuecen cubriéndolas con agua durante, como mínimo, una hora a fuego lento. Se debe ir quitando la espuma para obtener un caldo libre de impurezas. Mientras, se van cortando las verduras como zanahorias, nabo, puerro y apio, en trozos medianos y se incorporan para que proporcionen sabor, dejándolas durante unos 30 minutos más. Para finalizar, se incorporan las legumbres ya cocidas, dejándolas unos 15 minutos más.

El potaje también se conoce como puchero, cocido, olla o escudella, dependiendo de la región donde se elabore, aunque los ingredientes suelen ser muy similares.

 

Albóndigas

Una forma fácil de comer carne

Las albóndigas son súper típicas en España, aunque no hay una receta establecida en general. La elaboración es bastante sencilla, luego ya está el cómo las guisemos y esto es lo que las hace diferentes en cada lugar. Se preparan con, carne o pescado, junto con pan rallado, huevos y especias. Una vez conseguida esta masa, se les da forma de pelotita.

Cada plato de albóndigas que probemos será diferente, puesto que cada casa tiene una receta particular. Con tomate, en salsa de verduras, con frutos secos como los piñones, con sepia. Eso sí, las más buenas siempre serán las de nuestras madres.

 

Natillas

Un dulce postre casero

¿Quién no ha tomado nunca natillas como postre? Es una de las recetas dulces más tradicionales de nuestro país. Para preparar natillas necesitas 1L de leche, 150 g de azúcar, 12 huevos, canela y, a veces, se añade vainilla para darle un sabor diferente.

Lo primero será separar las claras y las yemas. Pondremos estas últimas en un bol y añadiremos un vaso de leche, integrando el conjunto. A continuación, colocaremos la leche restante en un cazo y añadiremos la vaina de vainilla, dependiendo de nuestro gusto. Pondremos el azúcar y cocinaremos a fuego lento hasta que empiece a hervir.

En este punto, pondremos un poco de la leche caliente al bol con las yemas, lo mezclaremos y lo introduciremos de nuevo en el cazo. Removeremos la mezcla hasta que vaya cogiendo consistencia, sobre todo y muy importante, sin dejar que hierva, puesto que se estropearían.

Al final, las verteremos en los recipientes individuales y, si nos gusta, podemos poner una galleta.

 

Nuestro país es un gran aliado de la gastronomía mediterránea y uno de los principales atractivos para el turismo. ¿cuál es la receta que más te gusta de todas? ¿cuál es la que te sale mejor?

Si te ha gustado, comparte, gracias: