20

Las mejores meriendas

A menudo nos saltamos la merienda por falta de tiempo, planificación, porque no sabemos qué comer, o simplemente, porque no creemos que un tentempié a media tarde sea necesario. Sin embargo, la merienda es una de las cinco ingestas diarias recomendadas, ya que nos ayuda a tener más energía en la segunda mitad del día y permite llegar a la cena sin una gran sensación de hambre. Aunque no hay una merienda “tipo”, idealmente se recomienda que contenga cereales (pan, muesli, palitos), fruta o lácteos, pero hay muchas opciones saludables. Si eres de los que te saltas este tentempié, te damos unos trucos para que no te vuelva a pasar y encuentres tu merienda ideal:

Planifícate. Si no estás en casa a la hora de merendar prepara algo saludable por la mañana y llévalo contigo, por ejemplo: una manzana o un par de mandarinas, un bocadillo de embutido magro como Jamón Cocido bajo en grasa ElPozo BienStar o queso bajo en grasa, un puñado de frutos secos, un par de tortitas de arroz con Mortadela Extra baja en grasa ElPozo BienStar… ¡Tardarás solo cinco minutos y sumarás un buen hábito a tu día a día!

– Si tienes que comprar la merienda procura evitar la bollería, pues contiene una elevada proporción de azúcar, grasas saturadas y “trans” que no son nada saludables para el organismo.

En casa tómate tu tiempo: compra naranjas para hacer zumo o comerlas como pieza entera; hazte un batido de diferentes frutas y acompáñalo con un bocadillo de embutido magro, como Pechuga de Pollo Sin Grasa ElPozo BienStar; prepara unas tostadas con membrillo y queso fresco; toma un yogur con nueces y una cucharadita de miel… Prueba distintas combinaciones y ¡disfruta de una merienda completa!

Si te gustan los bocadillos procura que el pan sea integral y el embutido magro; así consumirás más fibra, vitaminas y minerales, pero con menos grasas. Si en cambio, eres más de dulce, evita las cremas de cacao, mermeladas o mantequillas por su elevado contenido azúcar y grasas saturadas, y opta por tomar fruta fresca, en forma de zumo natural o batido, o fruta desecada, como orejones y pasas. Si lo combinas con un puñado de frutos secos, aportarás ácidos grasos esenciales y saludables y tendrás la merienda ideal si tienes poco tiempo.

La merienda es muy importante para no llegar hambrientos a la cena, evitando así digestiones pesadas antes de dormir. Te aporta energía a media tarde y te ayuda a acabar el día con vitalidad.

¡Aprovecha para descansar 10 minutos y compartir este momento con compañeros, amigos o hijos, pues las mejores meriendas son en compañía!

Si te ha gustado, comparte, gracias:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

ARTÍCULOS RELACIONADOS

ARTÍCULOS RELACIONADOS