¡Seguro que has oído hablar de la cúrcuma como superalimento! Esta especia tiene efectos beneficiosos en nuestro cuerpo, además de un característico sabor, ¿quieres saber más sobre la cúrcuma? Sigue leyendo y descubrirás este superalimento.

¿Qué es la cúrcuma?

La cúrcuma es una planta de origen asiático que pertenece a la familia de las Zingiberáceas. Tiene un color naranja vivo y se usa como una especia por su sabor picante. También se conoce como oro índico, y es uno de los ingredientes del curry.

Características de la cúrcuma

En Asia la consideran una planta mágica tanto por su olor, sabor y color, como por sus características tradicionalmente terapéuticas y protectoras, sobre todo en el hígado y la piel.

Su principal componente activo, la curcumina, es el responsable de sus efectos biológicos. La curcumina y los curcumoides se han utilizado popularmente por su efecto antiinflamatorio y antioxidante, para promover la prevención y tratamiento de enfermedades crónicas, como enfermedades cardiovasculares, respiratorias, diabetes…

La curcumina es la responsable de su color anaranjado característico.

Propiedades terapéuticas

Tradicionalmente se ha utilizado para estas finalidades

Efecto reductor del colesterol: puede influir en el metabolismo del colesterol aumentando su catabolismo.

Efecto antiinflamatorio: las curcuminas se consideran antiinflamatorios no esteroideos, por lo que podrían ser beneficiosas para personas con osteoartritis y artritis reumatoide.

Efecto antioxidante: la cúrcuma parece ser un potente antioxidante natural a la que se le atribuye una actividad protectora del hígado y moduladora del sistema inmune.

Efecto antimicrobiano: la curcumina parece funcionar como tratamiento y prevención de infecciones e inflamación de células gástricas por Helicobacter pylori (bacteria frecuente en el estómago que puede provocar lesiones gástricas).

¿Cómo introducir la cúrcuma en tu alimentación?

La podemos añadir tanto en preparaciones de cereales como el arroz y la pasta, para condimentar carnes, en rebozados, salsas… hay quien le añade cúrcuma al yogur (le da un toque de frescor por su sabor picante).

Te proponemos una receta

Vegetales al horno rebozadas con cúrcuma y parmesano

  • Coliflor
  • Calabacín
  • Zanahoria
  • Berenjena
  • Patata
  • Cúrcuma en polvo
  • Parmesano en polvo

Lavamos bien y pelamos los vegetales.

A continuación, los cortamos en palitos (como si fueran patatas fritas) o laminas (como si fueran chips), la coliflor simplemente la desmenuzamos para que queden los arbolitos.

Ponemos los vegetales en un cuenco y añadimos un chorro de aceite. Mezclamos bien para que el aceite impregne todos los vegetales.

Para preparar el rebozado mantendremos la proporción siguiente: 4 cucharadas soperas de parmesano y una cucharada sopera de cúrcuma. Si os gusta el picante podéis añadir dos cucharadas de cúrcuma en vez de una.

La cantidad de rebozado dependerá de la cantidad de vegetales que preparéis.

Para rebozar los vegetales podemos hacerlo de dos formas: simplemente añadir el rebozado al cuenco con los vegetales y mezclar todo muy bien, o de la forma tradicional, rebozar pieza por pieza que, aunque lleva más tiempo, queda mejor.

Una vez tenemos los vegetales rebozados, los introducimos al horno previamente precalentado, a una temperatura de 180ºC durante unos 30 minutos.

Cuando estén los vegetales cocidos, los retiramos del horno y los servimos en una bandeja. ¡Ya están listos para consumir!

Esta es solo una deliciosa idea de muchas sobre cómo introducir la cúrcuma en la alimentación. Así que, ¡anímate y súbete al tren de los superalimentos!

Si te ha gustado, comparte, gracias: