FRutos rojos en una cesta

¿Sabes cuáles son los frutos rojos silvestres? Son todos aquellos frutos rojos que son un poco menos habituales en nuestro país, a los que también denominamos frutos del bosque. Entre ellos podemos incluir los arándanos, las moras, las frambuesas, la grosella y otras bayas del bosque. Nos adentramos en el mundo de los frutos rojos silvestres y te proponemos como añadirlos a tu alimentación.

Algunas características de los frutos rojos silvestres

Este grupo de frutas se caracteriza tanto por su color rojo intenso y azulado, como por su sabor dulce con un toque ácido. Los sabores de las diferentes frutas pueden cambiar según la variedad y la madurez, sobre todo en el caso del grado de acidez, que con la maduración se va reduciendo y aumenta el sabor dulce.

Como todas las frutas, los frutos rojos silvestres son ricos en agua y tienen un alto contenido en fibra, pero hablemos de ellos de una forma más concreta.

Arándanos

Los arándanos son unos pequeños frutos de forma redondeada. Se pueden encontrar de color rojo y azul y son frutos veraniegos. Estos son fuente de vitamina C y E, además contienen otros tipos de antioxidantes como los carotenos y las antocianinas. Estas últimas son las responsables de que se le atribuyan propiedades preventivas contra de las infecciones de orina.

Moras

Las moras, aunque inmaduras tienen un color rojizo, cuando maduran se van oscureciendo hasta que llegan a ser casi negras y provienen de un arbusto espinoso de hojas verde. Suelen encontrarse en los meses de verano, ya que es a finales de la primavera y principios de verano cuando maduran. Estas son fuente de vitamina C, E y ácido fólico, pero también se puede destacar su contenido en otras sustancias antioxidantes, como los ácidos orgánicos o algunos componentes que le aportan color.

Frambuesas

Las frambuesas son pequeñas frutas de origen griego, de un color intenso entre magenta y rojo. Estas se pueden encontrar mayoritariamente en verano, aunque algunas variedades también se pueden encontrar el otoño. Las frambuesas destacan por ser fuente de ácido fólico y por tener un alto contenido en vitamina C. Además, al igual que las moras, contiene ácidos orgánicos y pigmentos, que tienen función antioxidante.

Grosella

La grosella es una fruta redonda y pequeña, su tamaño es menor que el del arándano y se encuentran entre agosto y setiembre mayoritariamente. Hay tres tipos de grosella, la blanca, la roja y la negra y, aunque las 3 tienen un alto contenido en vitamina C, la grosella negra es la fruta que más vitamina C contiene, llegando a 170mg de vitamina C por 100g de alimento. Por otro lado, las grosellas negras no acostumbran a tomarse como fruta fresca.

 

Inclúyelos los frutos del bosque en tu alimentación

Aunque la temporada de los frutos del bosque es el verano, se pueden encontrar durante todo el año congelados. Siempre es mejor consumir las frutas frescas, pero a veces las congeladas resultan una buena opción para disfrutar de ellas durante todo el año o simplemente para tener más margen de uso, ya que las frutas frescas tienen una duración menor.

Estas son algunas ideas para incluir los frutos rojos silvestres en tus menús:

  • Yogur natural con trigo hinchado, almendras y moras.
  • Ensalada verde con arándanos (frescos o deshidratados).
  • Tostadas con queso brie, Pechuga de Pavo ElPozo BienStar sin grasa y reducida en sal y confitura de frutos rojos sin azúcar añadido.
  • Creps con queso fresco para untar y frambuesas.
  • Tortitas con arándanos o grosellas integrados.
  • Requesón con brutos del bosque y un toque de miel.
  • Ensalada con Jamón Cocido ElPozo BienStar bajo en grasa y reducido en sal con una vinagreta de frutos rojos.
  • Helado casero de plátano y frutos del bosque.
  • Batidos de frutos del bosque con leche o bebida vegetal.
  • Macedonia con frutos del bosque.

Ahora que ya sabes un poco más sobre los frutos rojos silvestres, ¡añádelos a tu alimentación y disfrútalos!

Si te ha gustado, comparte, gracias: