05

Propiedades nutricionales del pescado azul

Sabemos que dentro de los alimentos que aportan proteína, encontramos carnes, huevos, legumbres y pescado. También sabemos que debemos variar entre todos ellos semanalmente. De hecho, se recomienda incluir este grupo de alimentos entre 2 y 4 veces a la semana. Pero ¿sabes qué tipos de pescados existen? ¿Y qué les diferencia? Vamos a ver las propiedades nutricionales del pescado azul. ¡Quédate!

 

Qué es el pescado azul

Dentro del grupo de los pescados, hay que diferenciar y no confundir alimentos. Existen los pescados blancos y los pescados azules. En ninguno de los dos grupos están incluidos los mariscos que comprenden moluscos (mejillones, almejas, berberechos, pulpos…), crustáceos (langostinos, percebes, cangrejos, centollos, camarones) y otros animales marinos. Estos últimos grupos, aun así, tienen propiedades nutricionales similares a las del pescado blanco.

El pescado azul es al que se le llama también pescado graso y es así porque contiene un 5% de grasas ricas en ácidos grasos poliinsaturados. Esta es la principal diferencia entre un pescado blanco y uno azul. El pescado blanco contiene como máximo un 2% de grasas.

Grasas, pero no cualquier grasa…

Lo cierto es que llamarle pescado graso puede ser colgar una etiqueta que en algunos casos se puede malinterpretar. Es un pescado que contiene grasa, sí, pero no cualquier grasa. Precisamente su contenido en grasas poliinsaturadas y omega-3 lo convierten en un alimento cardio protector. Este tipo de grasas tienen un efecto positivo sobre el colesterol. En concreto tienen un efecto sobre el colesterol HDL, el llamado colesterol bueno, ya que favorece que este aumente sus niveles. Esto es beneficioso para enfermedades relacionadas con el sistema cardiovascular, ya que su prevalencia es menor en los casos en los que en la dieta se incluyen más alimentos de este grupo.

 

Vitaminas también

El pescado azul también nos aporta dos tipos de vitaminas muy conocidas. El pescado azul es rico en vitaminas A y D. Precisamente se trata de dos vitaminas liposolubles, es decir, vitaminas que necesitan un medio graso para poder mantenerse estables. ¿Y qué hacen estas vitaminas?

Las funciones de la vitamina A son muy amplias: ayuda a mantener la salud de la vista, actúa sobre el sistema inmunitario y es una vitamina implicada también en la reproducción.

La vitamina D es la llamada vitamina del sol. Pese a que la consumimos con los alimentos, esta vitamina se debe “activar” mediante la exposición solar. La vitamina D ayuda a absorber el calcio a nivel intestinal y luego también ayuda a fijarlo en el hueso. Actualmente se está descubriendo que la importancia de esta vitamina para la salud va más allá de estas funciones sobre el calcio.

 

Proteínas del pescado azul

El pescado azul contiene entre un 18 y un 20% de proteínas. Las proteínas están formadas por aminoácidos. De hecho, el pescado azul es rico en un aminoácido llamado lisina que tiene funciones en el crecimiento y desarrollo de los niños. También contiene triptófano, un aminoácido conocido por su implicación en la formación de glóbulos rojos o en la buena transmisión de serotonina, que ayuda a mantener un buen estado anímico y de sueño.

 

Qué pescados son azules

Los pescados azules más comunes que encontramos son la anchoa o boquerón, el arenque, el atún, el bonito, la caballa, el cazón, la palometa, el pez espada, el salmón, el salmonete, la sardina y el verdel. ¿Conoces algún otro?

 

Para aprovechar los beneficios del pescado azul solo basta con consumirlo. ¡No te olvides de incluir mínimo dos raciones de este tipo de pescado a la semana!

Si te ha gustado, comparte, gracias:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

ARTÍCULOS RELACIONADOS

ARTÍCULOS RELACIONADOS