17

Prepara un menú saludable para Navidad

El día de Navidad lo celebramos con los familiares o con los amigos. Normalmente, nos reunimos a la hora de comer. Ya sea en casa o en algún restaurante, suele ser un día de menú saludable especial. Especial en diversos sentidos. Está compuesto por alimentos especiales, que no tomamos el resto del año. Y, también, acostumbra a ser más abundante de lo normal. Sí que es cierto que el menú de navidad es especial, pero ello no implica que no pueda ser saludable. El menú puede estar compuesto por unos entrantes o aperitivos, primer plato, segundo plato y postre. Aun así, puedes hacer la combinación que tú desees, lo importante hacer recetas con ingredientes saludables. ¡Toma nota!

Consejos para elaborar un menú saludable y navideño

Incluir verduras, hortalizas y alimentos ligeros es la clave

Es importante que, aunque sean días festivos y nos podamos permitir algún que otro capricho en nuestra dieta, las verduras y hortalizas no deben faltar en los platos navideños.

Estos alimentos ayudarán principalmente a no ingerir demasiados alimentos que sean altos en calorías (y por ello, con demasiadas grasas o azúcares). Es decir, contribuirán a nuestra saciedad, de modo que comidas que podrían ser muy copiosas sean más ligeras y equilibradas.

Por otro lado, están los alimentos ligeros. Evita en exceso los alimentos como los patés, las salsas muy grasas, los quesos grasos, mantequillas, etc. Esto es importante, sobre todo, a la hora de hacer la digestión y no sentir pesadez después de las comidas abundantes. ¡Toma nota de algunas ideas!

Entrantes y aperitivos saludables

A todos nos gusta servir unos buenos aperitivos a nuestros invitados, mientras esperamos a que lleguen todos. Incluso una vez sentados en la mesa. Disfrutar de unos entrantes que sean ligeros y no nos llenen demasiado, es una buena opción. Además, es fácil si sabemos qué alimentos escoger. En este artículo te dejamos unas ideas. Verduras como la escalivada, los corazones de alcachofa, el aguacate o los champiñones, pueden ser grandes aliadas. Champiñones rellenos de jamón cocido ElPozo BienStar y cebolleta pochada, cucharillas de pimientos del piquillo con ventresca, tosta de anchoa con escalivada, endivia con gulas y pico de gallo, brochetas de tomates cherry marinados y queso mozzarella, vasitos de crema de puerros… entre una gran infinidad de opciones más. ¿Las preparamos todas? Pues habrá que elegir entre tres o cuatro, como mucho, para que no nos llenen demasiado y poder disfrutar del primer plato.

Primeros platos saludables

Siguiendo la línea de los aperitivos, es importante que el primer plato no sea demasiado copioso. Normalmente suele estar compuesto por pescado o marisco, ya que son alimentos de fácil digestión. Aun así, otra opción muy buena, es preparar alguna crema de verduras o legumbres. O por qué no, una combinación de ambos.

Ensalada de ahumados con vinagreta a la miel y frutos secos (naturales), copa de langostinos con salsa rosa ligera, crema de alubias rojas con picatostes y dados de jamón, crema de zanahoria y calabaza con gambitas a la naranja, un consomé navideño o una sopa de pescado… Lo cierto es que las opciones son múltiples. En este caso, será importante tener en cuenta la ración a servir. Esto condicionará bastante la elección del segundo plato. Si escogemos platos con muchas salsas o más consistentes lo más posible es que los comensales dejen comida en el plato. O acaben demasiado llenos.

Segundos platos saludables

Teniendo en cuenta que es Navidad y que se trata de un menú especial, las recetas son más completas que en el día a día. El segundo plato puede ser una receta de carne. Las carnes que más se suelen consumir son la ternera, el cordero o también el cerdo. Aun así, podemos escoger la carne que más nos guste.

En este caso, si preparamos una guarnición, puede ser a base de patatas baby o algún otro alimento que aporte hidratos de carbono, como por ejemplo el cuscús, la quinoa o el arroz. Podemos preparar, por ejemplo, un solomillo de cerdo al horno regado con especias. ¿Cómo? Ponemos el solomillo en una bandeja de horno y, mientras se cocina a fuego lento, lo vamos regando con una mezcla de especias y aceite de oliva virgen extra. La guarnición puede ser quinoa cocinada con verduritas, como espárragos y ajetes. Eso sí, ¡se debe tener en cuenta la ración!

Postres saludables

Es importante que no falte la fruta. La piña o la papaya son buenas opciones que ayudan a digerir los alimentos. Contienen enzimas que ayudan a facilitar este proceso. También son buenas opciones la macedonia o el yogur con frutas. Podemos preparar unas brochetas de fruta con chocolate negro o una panacota ligera y con poco azúcar añadido. Mejor sin siropes.

 

Planifícate y si eres el anfitrión del día de Navidad prepara un menú saludable con el que tus invitados se queden más que sorprendidos.

Si te ha gustado, comparte, gracias:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

ARTÍCULOS RELACIONADOS

ARTÍCULOS RELACIONADOS