21

Dieta equilibrada para intolerantes a la lactosa

Pasos para seguir una dieta equilibrada para intolerantes a la lactosa

 

En España, actualmente, cada vez más personas son diagnosticadas con algún tipo de intolerancia, como por ejemplo la la lactosa.

Tratamiento y Alimentos

 

El tratamiento que existe para este tipo de intolerancia es evitar cualquier alimento que pueda contener lactosa, dado que así se reducen o eliminan los síntomas que produce el no poder absorber este azúcar. Es importante saber el grado de intolerancia, ya que te ayudará a realizar una dieta correcta y adaptada a tus necesidades. En los grados de intolerancia más leves, pequeñas cantidades de lactosa se toleran correctamente, en cambio, en los grados más severos se debe restringir completamente la ingesta de esta.

Al inicio del tratamiento el consejo es eliminar todo tipo de alimentos que contengan lactosa y poco a poco, de forma progresiva, se aconseja ir aumentando el consumo de este azúcar en la dieta, para saber la cantidad concreta de lactosa que se puede tolerar.

Los productos que se aconseja reducir inicialmente son los lácteos, ya que son fuente natural de este azúcar (algunos derivados como el yogur o los quesos curados aportan cantidades más pequeñas), y a la vez, aportan cantidades interesantes de calcio, por lo que se debe aumentar el consumo de otros alimentos que pueden ser una buena fuente de calcio, como por ejemplo la col kale (o col rizada), las espinacas, las legumbres, las nueces, almendras y avellanas, los pescados como sardinas y boquerones, y los moluscos como berberechos y mejillones. A pesar de esto, en la actualidad, existen multitud de lácteos y derivados sin lactosa, que son totalmente aptos para el consumo de las personas con intolerancia.

Por otro lado, hay alimentos que a simple vista no sugieren que podrían contener lactosa, pero sí la contienen como, por ejemplo: panes, cereales enriquecidos, tostadas, bollería, galletas, sucedáneos de chocolate, batidos, derivados cárnicos, aderezos para ensaladas y mayonesa, cremas, sopas y purés instantáneos, platos precocinados, pasteles y tartas, creps, helados y sorbetes y margarina. De todos modos, la industria alimentaria cada día está más comprometida con la investigación, como es el caso de los productos ElPozo BienStar que son sin lactosa, entre los que puedes encontrar Mortadela Baja en Grasa, Bacon de Pavo Reducido en Grasa, Pechuga de Pollo Sin Grasa y más variedades.

Por este motivo, una de las cosas más importantes a la hora de hacer la compra cuando uno tiene intolerancia a la lactosa es la lectura del etiquetado de los productos, porque a veces, se puede encontrar la lactosa como suero, sólidos lácteos, monohidrato de lactosa o azúcar de la leche, de modo que si en el etiquetado aparece alguno de estos ingredientes, significa que el producto contiene lactosa. En cambio, ingredientes como el lactato, ácido láctico, caseína, caseinato, lactoglobulina o lactalbúmina pueden confundirnos, ya que el término es similar a la lactosa, pero no son sinónimos, por tanto, estos ingredientes sí pueden ser consumidos por personas con intolerancia a la lactosa.

Lo que sí se debe tener en cuenta es que, a pesar de tener que restringir la lactosa, se debe seguir una dieta equilibrada. Por eso, a continuación, tienes un ejemplo de un menú de un día libre de lactosa

Nuestra dieta equilibrada para intolerantes a la lactosa

 

Desayuno: bebida de soja enriquecida en calcio con café, 1 bocadillo de pan integral con 2 lonchas de pechuga de pavo ElPozo BienStar, y un melocotón.

Comida: Ensalada con lentejas y col Kale, pescado al horno con limón y 2 mandarinas.

Merienda:  1 puñado de nueces y una manzana.

Cena: Crema de verduras, pollo al horno con patatas y cebolla, y un yogur sin lactosa.

¡Acuérdate de leer las etiquetas! Es la garantía de saber lo que comes.

Si te ha gustado, comparte, gracias:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

ARTÍCULOS RELACIONADOS

ARTÍCULOS RELACIONADOS