04

Descubre más sobre la espelta

La espelta… ¿trigo o no?

La espelta es un tipo de cereal del género del trigo. Es una variedad mucho más antigua que el propio trigo. Resiste muy bien los climas duros, fríos y húmedos, por eso ha llegado hasta nuestros días.

Este cereal fue la base de la alimentación de nuestros antepasados en el mediterráneo durante miles de años. De hecho en la edad media, las clases más altas consumían más alimentos con espelta, pues era más valorado este cereal que otros. Sin embargo, con el tiempo fue decayendo su uso siendo sustituido por otros cereales como los que conocemos hoy en día.

Propiedades de la espelta

La espelta aporta unas 334 kilocalorías por cada 100g. Pero lo importante de la espelta no son las calorías, sino que aporta cantidades interesantes de algunos nutrientes. Por ejemplo, en cuanto a proteínas aportan 14,4 gramos por cada 100g de espelta. El trigo común nos aporta algo menos de este nutriente.

La espelta aporta un 57% de la cantidad diaria recomendada de fósforo (400 miligramos por cada 100g de espelta), así que es una fuente a tener en cuenta de este mineral. También nos aporta una buena cantidad de hierro y potasio. En cuanto a vitaminas cabe destacar que la espelta nos aporta una buena cantidad de dos de ellas, en concreto la vitamina B1 y la vitamina B2.

¿La espelta contiene gluten?

El gluten es el conjunto de proteínas compuesto por gliadina y glutenina y se encuentra exclusivamente en las harinas de los cereales de secano como el trigo, la cebada, el centeno, la avena, o sus variedades como la espelta, el kamut o el triticale. Por tanto, la espelta sí contiene gluten. El gluten es el principal responsable de que la masa hecha de estas harinas tenga esa elasticidad tan característica. Las personas con celiaquía deben retirar el gluten de la dieta.

Cómo utilizar la espelta

La podemos encontrar en forma de harina pero hay que fijarse, pues de estas harinas hay dos tipos. Una de ellas es la integral, que conserva gran parte de la cáscara del propio cereal y por lo tanto todas las propiedades que hemos comentado anteriormente. La otra es en forma refinada, que es una harina más blanca ya que en el proceso se han eliminado todas estas cáscaras. Por interés nutricional y para beneficiarnos de sus propiedades y fibra, siempre es recomendable escoger las formas integrales de cualquier cereal, y en este caso, igual.

Con esta harina podemos hacer cualquier preparación que haríamos con la tradicional harina de trigo: panes, pastas, bizcochos o dulces caseros… Eso sí, hay que tener presente que requiere menos agua que la que requiere el trigo convencional. Así, a la hora de sustituir una harina por otra en cualquier receta, tengamos en cuenta que la harina de espelta necesita ¾ de agua de la cantidad que se haya establecido en el lugar de la harina de trigo.

También hay que tener en cuenta que el gluten que contiene la espelta es más frágil y esto hay que considerarlo sobre todo a la hora de amasar. Si nos pasamos con el amasado, podemos acabar con una masa desmenuzable en lugar de una masa con la textura elástica que estemos buscando.

Por último, no te preocupes si al hacer un bizcocho con esta harina, no te sube igual que si lo hicieras con la clásica de trigo. Esto sucede por el mismo motivo que acabamos de comentar: la fragilidad de su gluten. ¡Es normal!

Receta: cómo hacer pan de espelta

Ingredientes:

  • 500 g de harina de espelta integral
  • 300 ml de agua templada
  • 15 g de levadura fresca o 5g de levadura para pan seca
  • 10 g de sal

Preparación:

  • Calienta ligeramente el agua. Debe estar templada (no debe quemar)
  • Añade la levadura al agua y mézclalo bien.
  • En un cuenco a parte mezcla los sólidos y líquidos con una espátula.
  • Vigila al amasar por lo que hemos comentado antes: la masa con harina de espelta es muy delicada.
  • Una vez amasado, deja reposar durante 10 minutos tapada con un trapo.
  • Después, dale la forma que quieras, y colócalo sobre papel de horno de nuevo tapado con un trapo. Déjalo reposar unas 2 horas.
  • Precalienta el horno a unos 220 ºC
  • Antes de meter el pan, hazle unos cortes a tu gusto.
  • Luego hornea, y pasados 10 minutos, baja la temperatura a 180 ºC durante 24-30 minutos.
  • Después déjalo reposar sobre una rendija para evitar que se humidifique.

 

¡Y ya tienes tu delicioso pan de espelta! ¿Qué te parece si lo acompañas con un poco de jamón cocido extra de El Pozo Bienstar? ¡Una merienda deliciosa!

Si te ha gustado, comparte, gracias:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp