Actualmente hay muchas personas en el mundo con dificultades para poder cubrir una de las necesidades básicas del organismo: la alimentación. Por este motivo, el Día Mundial de la Alimentación nace con la necesidad de crear conciencia de que no todos vivimos en las mismas condiciones y con el objetivo de poner en marcha estrategias.

El 16 de octubre de cada año se celebra el Día Mundial de la Alimentación, día señalado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, también conocida como FAO, ya que fue el día en que se fundó esta organización en el año 1945. Fue entonces cuando 42 países del mundo se reunieron para unificar fuerzas en contra del hambre y la malnutrición, y para poder tratar temas trascendentales para todos los países y para todos los pueblos.

Todos los años se organizan eventos, en más de 150 países alrededor del mundo, en los que se fomenta la concienciación sobre la situación de desnutrición y pobreza, y se actúa en favor de todas aquellas personas que viven en condiciones en las que el acceso a los alimentos no puede garantizarse.  y se recuerda la importancia de asegurar la seguridad alimentaria y las dietas nutritivas para todos.

Es uno de los eventos más celebrados del calendario de la ONU y cada año que pasa, bajo un lema distinto, se intenta sensibilizar a más gente. Este 2016 el lema es: “El clima está cambiando. La alimentación y la agricultura también.

La calidad de los alimentos depende, entre otros factores, del clima y el cambio climático incide directamente en las producciones agrícolas y ganaderas. Las personas más afectadas son agricultores, pastores y pescadores ya que sus cosechas y ganados se ven afectados por los cambios climáticos que acontecen durante los últimos años. A esto se le suma el crecimiento de la población mundial, por lo que, para cubrir la demanda alimentaria a nivel mundial, todos los países deberían responsabilizarse y actuar contra el cambio climático y, además, los sistemas agrícolas deberían adaptarse.

Se tendrán que adaptar las prácticas y se deberán usar los recursos naturales de manera sensata, de modo que se permita un mejor acceso a los mismos, así como garantizar una gestión adecuada para evitar su agotamiento y maximizar su calidad. La FAO hace un llamamiento a los países para abordar la alimentación y la agricultura en sus planes de acción climática e invertir más en desarrollo rural.

Si te ha gustado, comparte, gracias:


Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de éstas y aceptando nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies