Senderismo por la montaña

El otoño es una época del año perfecta para salir a la montaña e iniciarse en la práctica del senderismo. Los colores se transforman y los caminos cubiertos de hojas doradas son una invitación perfecta para adentrarte a descubrir nuevos paisajes con un encanto diferente.

¿Conoces los beneficios del senderismo?

Haces ejercicio

El senderismo es una actividad aeróbica que, si se practica de manera regular, puede beneficiar a nuestro sistema circulatorio. Contribuyes a fortalecer a tu corazón, ayudando a prevenir enfermedades cardiovasculares. También es una forma perfecta de trabajar todo el cuerpo, especialmente el tren inferior, sobre todo si incluyes subidas y bajadas en la ruta. Se trata de uno de los mejores ejercicios para perder peso, ya que requiere un esfuerzo constante durante un tiempo prolongado y eso hace que quemes más calorías

Aire fresco

Al ser una actividad que se practica al aire libre, generalmente en la montaña, te ayuda a respirar aire fresco y renovarte del aire cargado que normalmente respiras en la ciudad.

Aumenta tu bienestar

Es una oportunidad perfecta para desconectar de las presiones diarias. Aprovecha este rato de senderismo para olvidarte de la rutina, dejar de lado las preocupaciones y renovar tus energías. Estar lejos del ruido de la ciudad y disfrutar del sonido de los pájaros, de los ríos o suave viento hará del senderismo tu válvula de escape para relajar la mente. Además, hacer ejercicio hace que tu cuerpo genere endorfinas, produciendo una sensación de bienestar.

¿Qué debes tener en cuenta?

Como en cualquier otra época del año, debes tener en cuenta algunas cosas antes de salir a hacer senderismo. ¡Te lo contamos!

  • Planifica con antelación. Un buen consejo es buscar con antelación las diferentes rutas que pueden hacerse y escoger una. De esta manera aprovecharas mucho mejor el rato que tengas y evitarás perderte, pero sobre todo, podrás escoger la ruta que mejor se adapte a tus condiciones físicas, para hacer del senderismo una experiencia gratificante.
  • Lleva agua y comida. Aunque seguramente puedas encontrar alguna fuente o riachuelo a lo largo de tu camino, es muy recomendable que lleves siempre contigo una botella de agua. Aunque en verano que notamos más el calor es más fácil pensar en hidratarnos, en otoño es igualmente importante. Ve bebiendo agua cada cierto tiempo a lo largo de tu ruta para evitar que puedas deshidratarte. También es recomendable llevar algo de comida como una pieza de fruta, unos frutos secos o un sándwich saludable con Pechuga de Pollo ElPozo BienStar, que te darán energía y te mantendrán saciado.
  • El día es más corto. Debes tener en cuenta que en otoño se cambia la hora, por eso es importante empezar la excursión temprano para que puedas aprovechas el máximo de las horas de luz y no se te haga oscuro en mitad de la excursión.
  • Consulta la previsión meteorológica. En esta época se vuelve más complicado predecir el tiempo que va a hacer, un día llueve, el otro hace sol. Por eso, es muy importante que consultes el tiempo con poca antelación para poder predecir mejor la temperatura y las condiciones meteorológicas que te esperan y, así, equiparte en consecuencia.

¿Cómo equiparnos?

  • ¡La importancia del calzado! En actividades como estas, es imprescindible proteger bien nuestros pies ya que cuando andamos por la montaña es muy fácil darse un golpe con alguna piedra o raíz. Consulta con algún experto la mejor opción de calzado, pero asegúrate que agarre bien el tobillo para evitar que se pueda lesionar si te tropiezas. Además, es importante que la suela sea apta para andar por terrenos mojados, compactos o sobre barro, ¡que estés preparado para todo! ¡Y no nos olvidemos de la comodidad! Ir cómodos con nuestros zapatos es un factor clave para disfrutar de la actividad.
  • Botiquín. Aunque no es imprescindible, no está de más equiparte con algunas tiritas, gasas o incluso un desinfectante por si te haces alguna herida o te arañas con alguna rama.
  • Ropa. Es muy importante llevar la ropa adecuada, que sea cómoda y adaptada a la temperatura que hará

Ahora ya no tienes excusa para no calzarte una bambas y adentrarte en una aventura por la montaña, ¿A qué esperas?

Si te ha gustado, comparte, gracias: