alimentación de los niños

Cuando de alimentación infantil se trata, cada maestrillo tiene su librillo y no dudamos que cada padre y madre se adapta a la situación e intenta hacerlo lo mejor que puede. No obstante, hay algunos errores muy típicos que son fáciles de solucionar y que harán que tu pequeño lleve una alimentación mucho más saludable y equilibrada. ¿Quieres conocerlos? ¡Sigue leyendo!

¿Cuáles son los errores más típicos?

Tomar cada día cereales de desayuno y galletas

Muchas veces los niños sales sin desayunar de casa. Aunque por otro lado, hay muchos que cada día toman galletas o cereales para desayunar. Como sabemos, la importancia de la variedad en la dieta es fundamental, por lo que lo más recomendable es, al igual que no comemos ni cenamos todos los días lo mismo, desayunar cada día alimentos diferentes. Elegir elimentos frescos y que no contengan azúcares añadidos, es básico para su crecimiento adecuado y para instaurar unos hábitos saludables a lo largo de su vida.

Opta por ofrecerles opciones más saludables como, por ejemplo, los copos de avena o copos de maíz sin azúcar. Puedes combinarlos con leche, igualmente,

o con yogur y trocitos de fruta ¡queda delicioso! También puedes optar por otro tipo de cereal como el pan integral y hacer unas tostadas.

Ofrecer zumos en lugar de fruta fresca

Las prisas son malas compañeras y, como siempre, con los menús recomendamos planificarse la semana para que sea más fácil cumplir con las recomendaciones y escoger alimentos más saludables. Y, sí, lo más recomandable es planificarse tanto las comidas y cenas como las medias mañanas y las meriendas. Si no lo hacemos, es fácil caer en la tentación de escoger productos que sean fáciles de transportar, como los zumos. Pero no, un zumo (ni siquiera recién exprimido) no sustituye a una pieza de fruta. Como sabes, es recomendable tomar 3 piezas de fruta cada día; y sí, la fruta aporta azúcar, pero se trata de un azúcar completamente natural y acompañado de fibra, vitaminas, minerales y otras sustancias beneficiosas para nuestro organismo. ¡Escoge alimentos frescos para su dieta!

Forzarlos a comer

¿Qué pasa cuando tu hijo se niega a comer algún alimento? ¿Hay que forzarlo hasta que lo pruebe o hasta que se acabe el plato? ¡Para nada! Lo único que consigues así es que su relación con la comida sea negativa. También es importante no usar el chantaje (tanto positivo como negativo) en este tipo de situaciones. Es verdad que a veces que hay que ponerse un poco más serio si el problema no es una aversión sino simplemente una rabieta, pero sino, hay que dejar que ellos mismos controlen su apetito y si un día no quieren probar un alimento, no debemos forzarles, sino seguir intentándolo otros días.

Tampoco es recomendable usar la tele como distracción para que coman, ya que acaban perdiendo el interés por la comida y la sensación de saciedad también se pierde. Es importante que el momento de la comida sea un momento tranquilo, para hablar y contar como ha ido el dia, fijándose en lo que comen y el sabor de los alimentos.

Abusar de bollería industrial en las meriendas

Cuando los niños salen del colegio lo más frecuente es ver como todos llevan en sus manos productos de bollería industrial, magdalenas, bollos, cruasanes,etc. pero son productos poco saludables y recomendables, ya que contienen altas cantidades de grasas saturadas y azúcares simples. Es verdad que puede parecer lo más práctico pero hay muchísimas opciones más adecuadas y que pueden preparse rápidamente también. Por ejemplo, un bocadillo de Mortadela baja en grasas y en grasas saturadas ElPozo BienStar, una fruta acompañada de unos frutos secos y algún dátil para añadir el toque dulce, ¡o incluso galletas!, pero galletas caseras y hechas con el mínimo azúcar posible.

Darles la comida sin incluirlos en el proceso de cocinado

Una muy buena opción para que los niños adquieran interés por la comida es implicarlos en su proceso de preparación. Está claro que hay tareas que no podrán hacer según la edad que tengan pero, que vean que puden ayudar seguro que les gusta y es un momento perfecto para que experimenten, se diviertan y se atrevan a probar alimentos nuevos.

Esperamos que estos consejos te hayan sido de utilidad y empieces a aplicarlo, recuerda que todo tiene un tiempo de aprendizaje y adaptación.

Si te ha gustado, comparte, gracias: