El 21 de junio se celebra el Día Internacional del Yoga, ¿lo conoces? Se trata de una disciplina, los orígenes de la cual se remontan a la India hace miles de años, y que hoy en día es practicada por todo el mundo. ¿Quieres saber más?

Qué es el yoga

La etimología de esta palabra proviene del sánscrito y significa “unión”. Esto explica la filosofía de esta disciplina, que pretende conectar el cuerpo, la mente y el alma. Generalmente la gente que lo practica, ve el yoga como un estilo de vida, más que como un deporte o disciplina.

Tipos de yoga

Actualmente, el yoga tiene muchas variedades, algunas más populares que otras, pero todas con un mismo objetivo: la conexión cuerpo, mente y alma. Algunas de sus versiones están más orientadas a la meditación mientras que otras se encaminan más a la realización de ejercicios más físicos. Dentro de las diferentes versiones, entre las más conocidas encontramos el Hatha, el Bikram, el Vinyasa, el Iyengar y el Asthanga, entre otros. La mayoría de ellos, empiezan con un calentamiento e incluyen una serie de ejercicios conocidos como “saludo al sol”.

¿En qué se basa el yoga?

La esencia de esta disciplina se basa en la realización de una serie de ejercicios y posturas, llamadas asanas, a la vez que la persona toma consciencia de la respiración y de cada uno de los movimientos del cuerpo.

¿Te apetece probar algún ejercicio? Sigue los pasos que te proponemos a continuación y ¡adéntrate en el mundo del yoga!

– Postura del guerrero

 

Colócate recto con los pies separados. Gira el pie derecho 90 grados, es decir, que quede perpendicular al pie izquierdo. Extiende los brazos formando una línea recta con los hombros. Dobla la rodilla derecha manteniéndola a la altura del pie y mantén la mirada al frente, hacia el costado derecho.

 

– Torsión de la espalda

 

Siéntate con las piernas extendidas y la espalda recta. Cruza y dobla una pierna sobre la otra. Coloca el codo contrario sobre la parte exterior de la pierna doblada y rota el torso hacia la misma dirección. Mantén la postura un minuto y repite el proceso en el lado contrario. Tras un minuto, ¡repite la misma postura hacia el lado contrario!

 

– Postura de la vela

 

Estírate recto en el suelo. Levanta las piernas poco a poco y colocando las manos en la espalda, eleva el cuerpo en línea recta hacia el techo. La mayoría del peso debería residir en los brazos para no forzar las cervicales. Deshaz la postura poco a poco para evitar lesiones.

¿Te animas a probar estas posturas? Recuerda que a la hora de realizar las diferentes asanas, es fundamental respirar correctamente, constante y tomando consciencia de ello, así como de cada movimiento del cuerpo.

¡Descubre el mundo del yoga y disfruta de esta disciplina milenaria conectando cuerpo y mente!

¡Descubre más sobre hábitos saludables!

Si te ha gustado, comparte, gracias: