deporte durante la menopausia

La menopausia es una de las etapas más relevantes en la vida de una mujer. Representa un momento lleno de cambios, tanto físicos, como psicológicos. Las alteraciones hormonales hacen sentir cansancio y pesadez y, a veces, producen cambios en el estado de ánimo. Esto puede repercutir negativamente en la salud ya que, también suelen venir acompañadas de un aumento de peso. ¡Descubre con nosotros los beneficios del deporte durante la menopausia!

¡Está en tu mano!

Mantenerte activa durante esta época de cambios será fundamental, ya que los beneficios que conlleva te harán sentir mejor en muchos sentidos.

5 beneficios de la actividad física durante la menopausia

1. ¡Ayuda a mantener un peso saludable!

Generalmente es inevitable un ligero aumento de peso, ya que se producen cambios en la distribución de la grasa corporal, favoreciendo que se deposite en la zona abdominal. Hacer actividad física durante esta etapa te ayudará a mantener un peso adecuado y evitar un aumento.

2. Mantiene una buena capacidad pulmonar.

Al realizar ejercicio se mantiene la capacidad pulmonar y eso hace que los órganos del cuerpo reciban mayor oxigenación y puedan ejercer mejor sus funciones.

3. Favorece la salud del sistema cardiovascular.

En primer lugar, mejora la frecuencia cardiaca, bombeando más sangre a todo el cuerpo y mejorando la circulación. Además, el deporte disminuye la presencia de grasa en el cuerpo, manteniendo una mejor salud cardiovascualar. También se reduce la tensión arterial y los niveles de colesterol LDL (colesterol “malo”) disminuyen.

4. Ayuda a frenar los síntomas de la osteoporosis.

La osteoporosis puede empezar a prevenirse desde la infancia con la realización de actividad física, no obstante, la pérdida de masa ósea se acentúa durante esta etapa. El ejercicio moderado, aumenta la masa ósea y, además, disminuye el riesgo de fracturas. Asimismo, mejora los reflejos y la agilidad, previniendo caídas.

5. Mejora el estado de ánimo.

Cuando realizas actividad física, tu cuerpo libera endorfinas, unas hormonas que segrega el cerebro y que producen sensación de bienestar. Te ayuda a sentirte mejor y más alegre, a liberar el estrés y reducir la irritabilidad. El ejercicio produce también melatonina, implicada en la regulación del sueño, así que puede ayudar a mejorar el insomnio, una de las molestias asociadas a la menopausia. Eso sí, es más recomendable practicar deporte por la mañana o al menos 2 horas antes de ir a dormir.

¿Qué ejercicios son los más adecuados?

  • Caminar y nadar son dos actividades muy recomendadas y al alcance de todo el mundo. La natación, es ideal para aquellas personas que tienen algún problema en las articulaciones o la espalda, ya que es un deporte de bajo impacto. Además, es genial porque puedes adaptar la intensidad y la frecuencia a tus necesidades. Puedes empezar poco a poco e ir aumentando la intensidad o la duración.
  • Yoga o pilates. Las prácticas de otro tipo de ejercicios también pueden ser de gran ayuda. Fortalecen la musculatura y mejoran el equilibrio, disminuyendo el riesgo de caídas. Además, es una buena manera de relajarte y aprender a aceptar los cambios.
  • Aprovecha para hacer pequeñas acciones que pueden aumentar tu nivel de actividad, ir a hacer algunos recados a pie, subir por las escaleras en vez del ascensor, hacer bicicleta estática mientras miras tu programa favorito… ¡hay muchas maneras!

No olvides calentar siempre durante unos 10 minutos antes de iniciar el ejercicio, y al finalizar la sesión también dedicar un rato a hacer estiramientos para evitar lesiones.

¡Actívate! Verás que pronto empiezas a notar los beneficios y a sentirte mucho mejor.

Si te ha gustado, comparte, gracias: