recupérate del ejercicio

¿Sabías que la alimentación es un determinante en la recuperación del cuerpo después de la práctica de ejercicio físico? También existen otros factores como el descanso, pero escoger correctamente los alimentos después de nuestro entrenamiento es básico, y la elección deberá cubrir tres objetivos básicos del post-entrenamiento:

1. Recuperar las reservas de energía que hemos utilizado durante el ejercicio

Cuando hacemos ejercicio, las células de nuestros músculos obtienen energía a partir del glucógeno muscular, un componente encargado de reservar la energía hasta que sea necesaria (en este caso, hasta que comencemos el ejercicio). Por ese motivo, el glucógeno se considera el combustible muscular, porque está formado por muchísimas unidades de glucosa (azúcar) que ingerimos a través de los alimentos. Por ello, es fundamental incluir alimentos ricos en hidratos de carbono de absorción lenta (pan, arroz, pasta, patata, avena, etc.), en las próximas 4 horas después del ejercicio.

2. Aportar proteínas al cuerpo con el fin de reparar y desarrollar la masa muscular

El esfuerzo y el impacto al que sometemos nuestra musculatura cuando realizamos ejercicio, suele dar lugar a pequeñas roturas de fibras. Si consumimos alimentos fuente de proteínas de alto valor biológico, es decir, con todos los aminoácidos esenciales (los que el organismo no puede fabricar), contribuimos a la reparación de estas fibras, así como a la fabricación de nuevas proteínas musculares. ¿Qué alimentos contienen proteínas de alto valor biológico? Carne y sus derivados cárnicos como la gama ElPozo BienStar, pescados, huevos, lácteos (leche, yogur, queso, etc.), la soja y la combinación de legumbres con otros cereales como, por ejemplo, lentejas con arroz.

3. Recuperar las pérdidas de líquidos y electrolitos que han tenido lugar durante el ejercicio

Si bien es importante cuidar nuestra hidratación en el día a día, cuando se realiza ejercicio físico resulta imperativo. La práctica de un deporte suele aumentar la pérdida de líquidos y electrolitos (especialmente de sodio) a través del sudor y la regulación de la temperatura corporal, entre otros factores. Por esta razón, ingerir agua y aportar alimentos con sodio es muy importante en ejercicios intensos y de mucha sudoración. En aquellos ejercicios de ata intensidad y duración, puede ser de gran ayuda recurrir a bebidas especializadas para la recuperación en deportistas.

Si bien lo ideal sería una pauta individualizada y adaptada al tipo de ejercicio que se realiza, la continuidad de los entrenamientos, el peso, la talla, el sexo, etc., toma nota de las siguientes ideas para iniciar tu alimentación post-entrenamiento.

 

Combina los carbohidratos con proteínas de alto valor biológico (con una mayor proporción de los primeros), y ¡acompáñalo de agua o de una bebida para deportistas!

Si estás pensando aumentar tu ejercicio diario, recuerda que una correcta alimentación después del deporte puede mejorar tu adaptación al resto de entrenamientos semanales y contribuir a incrementar tu rendimiento deportivo.

¡Cuida tu dieta después de practicar ejercicio!



Échale un vistazo


Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de éstas y aceptando nuestra política de cookies. Más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies