Excursiones de verano en familia

El verano ya está aquí y con él los días de sol y tiempo libre.

Esta época del año es perfecta para hacer excursiones de verano con la familia o los amigos y para disfrutar al máximo el tiempo libre mientras realizáis también algo de ejercicio. Aparte, los niños ya han terminado el colegio, por lo que ofrecerles una actividad nueva y diferente les va a motivar muchísimo. Así que, ¡lanzaos a conocer nuevos lugares e iniciaos en el senderismo junto con los más pequeños!

Para hacer una excursión todo el grupo, tanto adultos como niños, debe ir bien equipado. Un calzado cómodo es fundamental, todo depende del terreno que vayáis a pisar, pero siempre hay que ponerse calcetines para evitar rozaduras, que pueden perjudicar el camino. La ropa también es importante, fresca y ligera, y el pantalón mejor que sea largo ya que así evitaréis las picaduras de mosquitos y os protegeréis de los roces. No hay que olvidar el chubasquero, que lo podéis utilizar si llueve o si hace mucho viento.

Antes de salir de ruta debéis poneros protección solar y ponérsela a los más pequeños. Con ella evitaréis las quemaduras y aliviaréis la sensación de calor de los niños. ¡Hay que tener en cuenta que la protección también se pone en las piernas! Y no puede faltar una gorra que proporcione sombra al rostro, las orejas y la nuca.

La bebida y la comida son algo imprescindible. Acordaos de coger cantimploras llenas de agua para toda la jornada, mejor si son de aluminio, que la mantienen más tiempo fría. Es importante llevar un pequeño tentempié y algo de comida extra por si la salida se alarga o surge algún imprevisto. Recomendamos llevar comida saludable y ligera, como los bocadillos y evitar, en la medida de lo posible, las cosas muy saladas. No debe faltar la fruta.

Si los niños tienen suficiente edad para llevar una mochila, es bueno y recomendable que la lleven. No les pongáis mucho peso, pero pueden llevar su bebida, por ejemplo, y así son autónomos para sacarla e ir bebiendo. Pero atención, esto no significa que puedan beber cuando quieran, ya que puede pasar que a mitad de la excursión se hayan terminado toda el agua o que no prueben ni gota. Los adultos pueden llevar algo de ropa de abrigo o ropa de recambio para los niños, en caso de que sea necesario.

Finalmente, llevad suministros básicos de primeros auxilios como esparadrapo, pinzas, toallitas, crema para picaduras de mosquito, papel higiénico… para cualquier inesperada situación.

Después de saber todos los puntos importantes a tener en cuenta para ir de excursión con niños, hay que prestarle atención a la ruta que vais a realizar para poder planificar las paradas y los tiempos. Preparar la salida es una parte más y podéis divertiros antes de empezar a andar.

¡No os olvidéis de la cámara para poder hacer vuestro propio reportaje!

¿Preparados para una nueva aventura?

Si te ha gustado, comparte, gracias:


Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de éstas y aceptando nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies