¿Las vacaciones se acaban y el retorno a la rutina está a la vuelta de la esquina? Después de unas merecidas vacaciones, volver a nuestro ritmo de vida habitual puede resultar pesado y complicado, pero si te planificas bien, seguro que este año empiezas el curso lleno de energía. Toma nota de estos consejos a tener en cuenta, tanto para mayores como para pequeños, y empieza el curso con buen pie, ¡no dejes de leer!

 

¿Qué hábitos cambiamos más en verano?

Durante las vacaciones de verano, uno de los primeros factores que dejamos de cuidar son nuestros horarios: comemos en horas distintas en función de las actividades que realizamos cada día, nos acostamos y nos levantamos más tarde, etc. Como consecuencia, también solemos cambiar nuestros hábitos alimentarios pues invertimos menos tiempo en ir al supermercado y cocinar, comemos y cenamos más fuera de casa, nos permitimos más caprichos que durante el resto del año… y finalmente, el ejercicio físico. Es cierto que en verano hacemos muchas actividades que nos mantienen activos como nadar, deportes acuáticos, excursiones a la montaña, etc., pero cuando volvemos a la rutina diaria, no nos organizamos y muchas veces abandonamos la actividad física.

 

¿Qué puedo hacer para recuperar mis hábitos y un estilo de vida saludable?

¡Planifícate! Organiza cada uno de los aspectos de tu vida:

  1. Diseña un menú semanal en el que se incluyan comidas elaboradas con todos los grupos de alimentos combinados entre sí, y especifica los horarios de cada comida en ellos. Puedes hacer un menú muy visual y colgarlo en la puerta de la nevera, de esta manera lo tendrás a la vista constantemente. ¿Qué ventajas tiene? Además de contribuir a llevar una alimentación saludable, es una manera de saber qué alimentos debes incluir en tu lista de la compra para que el tiempo que pases en el supermercado o en el mercado sea efectivo.
  2. Unos días antes de volver a la rutina, empieza a ponerte una alarma, tanto para despertarte como para recordar que es hora de acostarse. De esta manera, facilitarás la regulación del sueño y cuando llegue el día, te costará menos levantarte.
  3. Elabora una lista de tareas. ¿Sabías que hay aplicaciones que te ayudan a organizarte? ¡Son muy cómodas! Algunas aplicaciones te permiten gestionar tus tareas y compartirlas con alguien. ¡Ahora ya es mucho más fácil compartir la lista de la compra con tu pareja!
  4. Si tienes hijos, planifica con ellos un horario de comidas, sueño, deberes y tiempo libre, y cuélgalo también en un sitio visible. De esta manera, se aprende a organizar el tiempo y, si participan en su elaboración, le darán más valor. Por otro lado, el nuevo curso está a la vuelta de la esquina, por lo que asegurarse de que se tiene todo el material necesario es básico para que los niños empiecen el curso con buen pie.
  5. Guarda un rato al día para hacer deporte e invertir tiempo en ti. Apúntate al gimnasio, a clases dirigidas, sal a correr, en bici… ¡este año no dejes de moverte!

Y tú, ¿qué haces para organizarte?

Si te ha gustado, comparte, gracias:


Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de éstas y aceptando nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies