¡Di no al sedentarismo!

Realizar ejercicio físico diariamente es una garantía para el mantenimiento o la mejora del estado de salud, por eso los expertos recomiendan abandonar el sedentarismo y realizar actividad física a cualquier edad, desde los más peques de la casa hasta los más mayores, cada uno a su ritmo y al nivel que pueda realizarla.

Lo cierto es que a todos nos gusta pasar una tarde en el sofá de casa con la mejor compañía, viendo una película en el televisor (sobre todo las tardes lluviosas de otoño), pero cuando el sedentarismo se convierte en una rutina, cada día que pase se hará más complicado activar el reloj metabólico y las ganas de moverse. Por eso aplicarse pequeños retos en el día a día puede ser una buena forma de empezar progresivamente. Para llevar una vida activa es importante moverse, por eso se recomienda realizar como mínimo unos 10000 pasos diarios, levantarse de la silla cada 30 minutos y realizar un pequeño paseo o pasear a tu mascota haciendo un recorrido más largo (seguro que también lo agradecerá). Así que no te lo pienses dos veces: ¡levántate del sillón y deja el sedentarismo a un lado!

Además, dado que hay un elevado porcentaje de personas que no realizan actividad física diariamente, la Organización Mundial de la Salud (OMS) aconseja practicar semanalmente 150 minutos de actividad moderada para las personas adultas y 60 minutos de actividad moderada o intensa para los niños y para los adolescentes. Puede ser cualquier tipo de actividad, desde caminar ligero, ir al gimnasio un par de veces a la semana, salir en bici con un grupo de amigos, hasta entrenar a balonmano con un equipo de tu ciudad. Las opciones son infinitas, sólo tienes que probar cuál te gusta más y decidir cuál será tu deporte favorito (sí, salir a caminar también puede ser un deporte, ¡no sólo lo son los que se ven en las olimpiadas!, y por supuesto, tampoco es necesario alcanzar ese nivel).

Hacer ejercicio físico, además, no solo beneficia al cuerpo tonificando la musculatura, mejorando la frecuencia cardíaca o reduciendo el peso, sino que también beneficia a la mente. Cuando realizas ejercicio físico, el organismo libera endorfinas, las llamadas hormonas de la felicidad, que influyen directamente sobre el estado de ánimo de una forma positiva.

Compleméntalo con una alimentación saludable, que sea equilibrada, variada y suficiente, para conseguir mejores resultados. Comienza haciendo pequeños cambios y notarás la diferencia. Realiza 5 comidas todos los días, escogiendo alimentos saludables, y así mantendrás tu metabolismo activo durante todo el día.

Los pequeños retos son fáciles de alcanzar cuando uno se los propone firmemente, cree en ti y en tus capacidades y obtendrás logros que generarán una gran satisfacción, lo cual te motivará todavía más para asumir retos un poco más complicados.

Saca tu mejor sonrisa y ¡deja a un lado el sedentarismo!

Si te ha gustado, comparte, gracias:


Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de éstas y aceptando nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies