La etiqueta nutricional de un producto nos da mucha información interesante acerca de la composición de éste. Para saber interpretarla correctamente, a continuación, te presentamos qué es lo que significa cada apartado y de qué manera debes leer esta información nutricional.

¿Qué información aparece en la etiqueta nutricional?

En la etiqueta nutricional podemos diferenciar dos partes básicas:

  • La lista de ingredientes, ordenados de mayor a menor cantidad según la composición del producto. En caso de contener alérgenos, estos van siempre destacados de algún modo en la misma lista.

 

  • La tabla de información nutricional. En ésta aparece siempre la cantidad energética, expresada en calorías o kilojulios, los macronutrientes (grasas, grasas saturadas, carbohidratos, azúcares y proteínas), así como la sal. Además, algunos productos especifican también la cantidad de fibra y de algunas vitaminas y minerales.

 

¿Por qué es interesante esta información?

Para poder interpretarla y escoger aquellos productos que más se adapten a nosotros dentro de un contexto de alimentación saludable.

Para aprender a interpretar la información nutricional, se debe tener en cuenta algunos conceptos básicos, como que es recomendable realizar 5 comidas al día y que, de éstas, 2 aporten una cantidad importante de nutrientes y, por tanto, de energía. Las claves de una alimentación saludable nos indican que la dieta debe ser equilibrada, lo que significa que debe incluir todo tipo de alimentos, bien repartidos a lo largo del día y teniendo en cuenta su aporte de nutrientes.

De la energía total diaria, debemos aportar hidratos de carbono, proteínas y grasas en proporciones distintas y, por otro lado, se debería moderar el consumo de azúcares, grasas saturadas y sal.

Teniendo en cuenta estos conceptos, podemos entender un poco mejor el etiquetado nutricional de algunos productos.

 

Entonces, ¿en qué debo fijarme para saber qué producto escoger?

Seguramente, lo primero que sueles mirar son las calorías, sin entender demasiado qué representa este número. Bien, pues es importante observarlo, pero más lo será fijarse en la calidad de los nutrientes. Viendo qué cantidad de nutrientes contiene un alimento, podremos identificar si el producto tiene grasas más o menos saludables, si contiene muchos o pocos azúcares, proteínas o sal y, con ello, reconocer si se trata de un alimento proteico o con un aporte mayor de hidratos de carbono, etc. Esto nos ayudará a entender mejor si se trata de un alimento de calidad, porque aporta más nutrientes beneficiosos que perjudiciales.

Así pues, si nos fijamos en la cantidad de grasa total, podemos observar qué cantidad es a partir de grasas saturadas y ver si ello supone una proporción muy elevada o no. Para entenderlo mejor, imaginemos que un alimento aporta 2,8g de grasas, de las cuales 0,5g son grasas saturadas. Ello querrá decir que este alimento que contiene 2,8g de grasas, posee, más cantidad de grasas insaturadas (2,3g) que de grasas saturadas (0,5g). Cómo sabrás, potenciar el consumo de grasas insaturadas frente al de saturadas resulta positivo para nuestra salud, por lo que este aspecto resulta muy interesante, ¿verdad?

Lo mismo pasará con los hidratos de carbono y los azúcares, cuanta mayor proporción de azúcares contenga, menos recomendable será su consumo. En cuanto a la sal, cuanta menos cantidad contenga, ¡mejor!

Con esta información, seguro que estás más preparada para hacer elecciones alimentarias más adecuadas para ti. ¡Lee las etiquetas de los alimentos y disfruta de una alimentación equilibrada!

Si te ha gustado, comparte, gracias:


Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de éstas y aceptando nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies