Hoy en día, disponemos de una gran variedad de productos que podemos incluir en nuestra dieta habitual. De entre todas las opciones a nuestro alcance, en el post de hoy te ofrecemos 5 razones por las que escoger alimentos frescos. ¿Quieres saber por qué son beneficiosos para nuestra salud? ¡No dejes de leer!

1. Alimentos óptimos organolépticamente

Por lo general, los alimentos frescos mantienen mejor su calidad organoléptica, es decir, conservan más el gusto, la textura y el olor característicos de cada uno de ellos. Esto contribuye a disfrutar más de cada uno de los alimentos frescos que se escogen y a acostumbrar nuestro paladar a su sabor natural, de manera que no resulte necesario añadir salsas u otros ingredientes para optimizar el sabor de los platos.

 

2. Calidad de nutrientes

Los nutrientes contenidos dentro de los alimentos frescos son los que componen dicho alimento, sin ninguno otro añadido. En su gran mayoría, esto hace que los alimentos frescos tengan una menor densidad calórica, además de un interesante contenido de nutrientes. Aun así, hay que tener en cuenta otros factores como su temporalidad, pues si compramos un melón en pleno invierno, sus características nutricionales no serán, ni de lejos, tan buenas como en verano, y su proximidad tampoco. Apuesta por productos de temporada, como las frutas de primavera o las frutas de verano.

 

3. Aprender a comer

Cuando hacemos la compra, si escogemos alimentos frescos, podemos aprovechar para educar a nuestros hijos. El contacto con los alimentos enteros es una buena manera de involucrar a los más pequeños de la casa en la adhesión a una alimentación saludable y en su aprendizaje y, cabe destacar que, la mejor época para adoptar unos buenos hábitos de salud es en la infancia.

 

4. El arte de cocinar

Muchas son las personas a las que no les gusta cocinar y recurren a platos ya preparados, pero, ¿por qué es interesante ponerse el delantal? Cocinar siempre ayuda a que la dieta sea más variada, algo muy interesante para conseguir llevar una alimentación saludable, dado que con la variedad de alimentos se aportan las distintas vitaminas y minerales que el organismo necesita para funcionar correctamente. Además, ¡también es un buen momento para compartir tiempo con los más pequeños de la casa o experimentar con nuevas recetas!

 

5. Concienciarse de lo que comemos

Cuando compramos alimentos frescos, los preparamos y los servimos en la mesa, ayudamos al cerebro a concienciarse de lo que se come. ¿Por qué es esto importante? Porque centrar la atención en los alimentos y las personas con los que los compartimos contribuye a desarrollar unos buenos hábitos en la mesa, así como a saborear más los diferentes platos, los diferentes ingredientes, etc.

 

Escoge alimentos frescos en tu alimentación diaria y ponte el delantal para preparar tus platos.

¡Disfruta de su sabor natural!

Si te ha gustado, comparte, gracias:


Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de éstas y aceptando nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies