En los últimos años, conceptos como el cambio climático, el efecto invernadero o el agujero de la capa de ozono, se han hecho eco en nuestra sociedad. El domingo 22 de abril se celebra en muchos países el Día de la Tierra para recordar y crear conciencia de lo importante que es cuidar al planeta y rendirle homenaje. Hoy hablamos de todo esto, ¡no te lo pierdas!

El inicio del Día de la Tierra

La primera vez que se celebró el Día de la Tierra fue el 22 de abril de 1970 en Estados Unidos. La convocatoria en la cual participaron más de dos mil universidades, diez mil escuelas y centenares de comunidades estaba promovida por el senador Gaylord Nelson, quien buscaba concienciar a los políticos de la importancia de tratar al planeta Tierra como se lo merece, cuidar la naturaleza y el medio ambiente.

La asistencia fue tal que, finalmente se consiguió crear la agencia de protección ambiental de Estados Unidos, que hasta ahora se encarga de asegurar que el aire, la tierra y el agua de los estadounidenses esté limpias y que se reduzcan los riesgos medioambientales. Además, controla leyes federales que protegen la salud humana y la naturaleza.

La elección del día

Pese a que hubo controversia con el día elegido para la primera manifestación a favor de la Tierra, puesto que hay quien cree que fue elegido para celebrar el centenario del nacimiento de Lenin, fundador de la Unión Soviética, la verdad es que Nelson eligió la fecha con una finalidad completamente diferente.

El objetivo principal del senador era maximizar su protesta y que la participación fuera la mayor posible. Para ello, el 22 de abril parecía una fecha genial: no coincidía ni con exámenes ni con vacaciones de primavera, tampoco existía ninguna celebración religiosa y el clima podía acompañar fácilmente. De hecho, su elección fue tan acertada, que consiguió una asistencia de cerca de 20 millones de personas, muchos de ellos estudiantes universitarios y profesores.

Posteriormente, esta protesta se lanzó a todo el mundo y las Naciones Unidas declararon el 22 de abril como el Día Internacional de la Madre Tierra, con el objetivo de lograr un equilibrio equitativo entre las necesidades medioambientales, económicas y sociales de las generaciones de hoy y de mañana.

Tú también puedes ayudar al planeta

Según la ONU el cambio climático es uno de los desafíos más grandes de nuestra era. Y es que, ¿sabías que entre 1880 y 2012 ha aumentado 0,85ºC la temperatura media de la Tierra?  Y, si seguimos en esta línea, los expertos calculan que a finales de siglo habrá aumentado más de 1,5ºC.

Aunque el Día de la Tierra tan sólo se celebra el 22 de abril, está claro que debemos cuidar de ella todos los días puesto que es nuestro hogar y el de nuestras generaciones futuras. Si cada uno de nosotros pusiera su granito de arena, cuidar el planeta sería una tarea mucho más sencilla. ¡Toma nota de estos consejos!

Evita utilizar el coche o la moto para viajes innecesarios

Opta por dar un paseo e ir a pie, utilizar tu bicicleta o el transporte público.

Ahorra luz

Puedes ahorrar luz de muchas maneras. Apagando la luz siempre que no la necesites, aprovechar al máximo las horas de luz solar, utilizar bombillas de bajo consumo…

No olvides separar tus residuos

Procura, siempre que sea posible, reciclar tus residuos. Recuerda que, en el contenedor amarillo van los envases de plástico, latas y tetrabriks; en el contenedor verde van los envases de cristal; en el azul tan solo el papel y el cartón; en el gris los desperdicios orgánicos.

Ahorra agua

Se puede ahorrar agua de muchas maneras. Mantén cerrado el grifo cuando no lo necesites, llena bien el lavaplatos cada vez que lo utilices, una ducha mejor que un baño…

Evita las bolsas de plástico

Cuando vamos a comprar gastamos muchas más bolsas de las que nos podemos imaginar. Prueba a utilizar bolsas de tela o vuelve al carrito de la compra.

Reaprovecha tus cosas

Además de reciclar tus residuos una muy buena opción para echarle una mano al medio ambiente es reaprovechando tu ropa, tus muebles… ¿Conoces la nueva tendencia Do It Yourself? Aunque parezca increíble, con imaginación puedes tú mismo darles una segunda vida a tus objetos. ¿Te animas?

¡Échale un cable al planeta!

Si te ha gustado, comparte, gracias: