El otoño va acompañado de buenos momentos de ocio junto a tus amigos y familia. Por ello, una excursión a la montaña para recoger setas puede ser relajante y divertida, una opción ideal para pasar el tiempo con los tuyos, haciendo actividad física, disfrutando de la vida y, a la vez, aprendiendo sobre las setas y sus diferentes variedades.

En España puedes encontrar muchas especies diferentes de setas, dependiendo la zona geográfica. Se caracterizan por sus propiedades nutricionales, ya que su contenido en proteínas es elevado y, además, se trata de proteínas de alto valor biológico. Son fuente de sales minerales como, por ejemplo, fósforo, hierro y potasio, y poseen un bajo contenido en sodio. Las setas son un alimento indicado en las dietas para perder peso, dado que tienen pocas calorías, y también se recomienda su consumo en personas que tienen anemia.

Por ello, te aconsejamos buscar en tu zona más cercana sitios donde puedes encontrar setas, éstos son normalmente bosques o valles con un alto grado de humedad, necesaria para el buen crecimiento de este hongo. Una vez organizada la ruta, te recomendamos que te levantes muy temprano para intentar evitar encontrarte mucha gente en el camino, y poder encontrar las setas en mejor estado.

Los lugares de interés más conocidos para este fin en España son: el parque natural del Montseny (Barcelona), el parque natural de Gorbeia (País Vasco), el valle de Ultzama (Navarra), Sierra norte (Madrid) o Navaleno (Soria). Ten en cuenta que en algunos de estos sitios es necesario un permiso para poder recoger las setas, o bien, cuentan con unas normas de recolección. Es importante seguir estas normas para asegurar la sostenibilidad de las setas y que, de este modo, año tras año podamos disfrutar de esta actividad lúdica que nos regala la naturaleza. Unas de las normas más importantes para mantener el crecimiento de las setas cada temporada son: cortarlas con una navaja, dejando parte del tallo en la tierra, y no arrancarla totalmente o, también, utilizar cestos de mimbre para que las esporas de las setas recolectadas, caigan en el suelo y así poder seguir con la proliferación de este hongo.

Algunas de las setas más típicas que puedes encontrar en nuestra geografía y más apreciadas por la gastronomía española son:

Níscalos o Robellón: Puedes encontrarlos en bosques de pinedas jóvenes y se caracterizan por su sombrero de color anaranjado-rojizo y por tener las lámnas inferiores de color naranja. Su sabor es intenso y puedes cocinarlos a la brasa o guisados.

Oronja o huevo de rey: Esta seta, con un sombrero que puede llegar a ser muy grande y de color anaranjado, se encuentra en zonas con castaños y robles, encinas o alcornoques. Su sabor es dulce y tiene un olor suave. Puedes cocinarlas o bien comértelas crudas. Puedes encontrarla con gran facilidad en los supermercados o mercados.

Rebozuelo: Se encuentra junto a robles, hayas y pinos y se caracteriza por ser de color amarillento, con el sombrero en forma de embudo. Tiene un sabor afrutado. Puedes dejarlos desecar o utilizarlo para guisos.

Champiñón silvestre: Se encuentra normalmente en prados húmedos y es una de las setas más conocidas. Tiene un sombrero de color blanco grisáceo y su sabor es agradable al paladar.

Vivas donde vivas, te invitamos a que aproveches algún fin de semana de otoño para poder experimentar un día en la montaña en contacto con la naturaleza, ya que siempre va bien desconectar y despejarse de la jornada laboral.

¿Ya tienes tu cesta preparada? Disfruta de los hábitos saludables y ¡llénate de aire puro!

Si te ha gustado, comparte, gracias:


Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de éstas y aceptando nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies