El jamón cocido, también conocido como jamón de York, es un derivado cárnico tratado por calor. Éste, se elabora a partir de la carne que procede de las patas traseras del cerdo, al que se le incorporan condimentos, especias y conservantes, y al que se le realiza un tratamiento de calor con el fin de cocinar la carne con la que se elabora.

 

El origen del jamón cocido

Su origen se encuentra en la ciudad de York (Estados Unidos). Sobre los años 1860, comenzó a elaborarse por un carnicero de la ciudad, y rápidamente se hizo popular entre la gente por sus cualidades y características organolépticas (sabor, color, textura, olor, etc.). En nuestra alimentación, en España, el jamón cocido comienza a elaborarse en los años 30 y rápidamente gana protagonismo, convirtiéndose en el segundo derivado cárnico más consumido, por detrás de jamón curado.

 

Categorías de jamón cocido

No todos los jamones cocidos son iguales, existen distintas categorías en función de los ingredientes que contienen. El jamón cocido extra es el de mayor calidad. Al resto de jamones sin esta denominación se les suelen añadir otras proteínas y también pueden contener más cantidad de azúcares y féculas.

 

Propiedades nutricionales

De su composición nutricional destaca la gran cantidad de proteínas  y hierro que proporciona. La cantidad de grasa y sal que aporta dependerá de cada tipo concreto de  producto. En general (aunque dependerá de la cantidad de grasa que contenga cada producto concreto), aporta pocas calorías, siendo mucho menos energético que otros embutidos como el chorizo o la mortadela. También contiene potasio, fósforo, zinc y magnesio, además de vitaminas del grupo B, B1 y B3 principalmente, que contribuyen al funcionamiento del sistema nervioso y del metabolismo energético.

Cada vez nos preocupa más nuestra salud y nuestra alimentación, por este motivo, la industria alimentaria elabora variedades nutricionalmente optimizadas, como los productos de la gama ElPozo BienStar, que aportan menos cantidad de grasas, menos grasas saturadas, lo que contribuye a mantener los niveles normales de colesterol y menos sal, lo que ayuda a mantener la tensión arterial dentro de los niveles recomendados.  Además, debido a estas propiedades nutricionales mejoradas es el primero que se puede introducir en la dieta de los bebés tal y como se explica aquí.

Ejemplo de ello es el Jamón Cocido Extra ElPozo BienStar, que es bajo en grasa (1,1g/100g de producto) y reducido en sal (reducción mínima del 25% de sal respecto al jamón cocido tradicional).

Uno de los aspectos más positivos del Jamón Cocido es la gran versatilidad que le caracteriza, dado que podemos añadirlo a multitud de recetas. Os propusimos unos aperitivos, aunque actualmente podemos encontrarlo desde el bocadillo de la merienda hasta el plato más vanguardista.

Y es que, el jamón cocido ¡gusta a toda la familia!



Échale un vistazo


Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de éstas y aceptando nuestra política de cookies. Más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies