¿No toleras bien la lactosa? ¡Hoy te proponemos tres deliciosas recetas sin lactosa!

3  recetas sin lactosa

Tallarines con salsa de coliflor y pera y dados de pavo

Ingredientes: 70g de tallarines, 50g de pechuga de pavo sin grasa El Pozo BienStar, 100g de coliflor, 100g de pera, 50 ml de bebida vegetal de coco, aceite de oliva, sal y pimienta.

Elaboración: para empezar, limpia la coliflor y pela la pera y córtalas a trozos. Calienta una olla con un chorro de aceite de oliva. Cuando el aceite esté caliente, añade la pera y la coliflor, salpimienta y saltéalas a fuego rápido. Una vez estén doraditas, baja el fuego, añade medio vaso de agua y deja que se cuezan con la olla tapada. Mientras, hierve los tallarines con un poco de sal y una hoja de laurel. Corta el pavo en daditos y saltéalo con un poco de aceite en una sartén y resérvalos. Cuando la pera y la coliflor estén bien cocidas, tritúralas junto a la bebida vegetal de coco hasta que tengan una textura homogénea y cremosa. Sirve los tallarines en un plato, pon la salsa por encima y añade los daditos de pavo salteados. Ya está listo para comer.

Lasaña de calabacín

Ingredientes: 1 calabacín, 4 – 5 tomates, 2 cebollas, medio pimiento rojo, 1 diente de ajo, queso rallado sin lactosa, aceite de oliva, sal y pimienta.

Elaboración: antes de empezar pon el horno a calentar a 200ºC. Lava bien los vegetales y corta el calabacín a láminas finas más o menos rectangulares, ralla el tomate y la cebolla, y pica el pimiento rojo y el diente de ajo. Rehoga el tomate, la cebolla, el pimiento y el ajo en una sartén con un chorro de aceite y salpimienta. Haz el calabacín al dente en una sartén, usa un fuego lento para que no se te queme. Una vez están listas las láminas de calabacín, y las verduras hayan evaporado casi toda el agua, con una consistencia tipo sofrito, monta la lasaña. Para montarla, pon un papel de horno para que no se nos pegue en la bandeja, e intercala láminas de calabacín con el relleno. Pon como máximo 3 o 4 láminas de calabacín para que no sea muy alto y sea más fácil de comer. Cuando tengas la lasaña montada, espolvorea queso rallado al gusto por encima. Finalmente introduce la lasaña en el horno a 180ºC unos 10 minutos, cuando el queso esté un poco gratinado, retira la bandeja y sirve en un plato.

Canelones rellenos de jamón cocido, queso y espárragos trigueros

Ingredientes: 3 láminas de pasta para canelones, 100g de bechamel (10g de harina de trigo, 10g de aceite de oliva, 100 – 150 ml de leche sin lactosa, sal y nuez moscada), 50g de espárragos trigueros, 50g de jamón cocido bajo en grasa y reducido en sal El Pozo BienStar, 70g de queso rallado sin lactosa, aceite de oliva y  sal.

Elaboración: antes de empezar pon el horno a calentar a 200ºC. Para empezar, pon las láminas de pasta en remojo para que se vayan hidratando mientras preparas el relleno. Para el relleno lava bien los espárragos trigueros, córtalos a trocitos pequeños y saltéalos en una sartén con un chorrito de aceite de oliva y una pizca de sal. Retíralos cuando estén cocidos al dente. Añade los espárragos, 50g de queso rallado, el jamón cocido a trozos y 30g de bechamel en un bol. Mezcla bien el relleno hasta que todos los alimentos queden bien integrados. Cuando las láminas de pasta estén bien hidratadas, divide en tres porciones el relleno y monta los canelones. A continuación, disponlos en una bandeja y cúbrelos con la bechamel y el queso que has reservado. Finalmente, hornea los canelones a 180ºC hasta que el queso quede un poco gratinado. Sirve los canelones en un plato y disfrútalos.

Para hacer la bechamel: calienta el aceite en una sartén y cuanto esté caliente agrega la harina. Remueve la mezcla mientras la harina se cuece durante 2 minutos. A continuación, añade la leche mientras remueves la mezcla para que todo se agregue bien y no queden grumos. Añade un poco de sal y nuez moscada al gusto mientras remueves. La cantidad de leche es orientativa, puedes adaptarla a la consistencia que más te guste. No dejes de remover mientras se vuelve más espesa. Cuando tenga la consistencia que deseas, apaga el fuego y resérvala.

En la lasaña y en los canelones podríamos prescindir del queso. Y en el caso de la bechamel, se puede cambiar la leche sin lactosa por una bebida vegetal, solo hay que tener en cuenta que con la bebida vegetal la consistencia quedará más liquida.

¿Qué te parecen estas propuestas? ¿Te animas a crear la tuya?

Si te ha gustado, comparte, gracias: